La única cosa realmente valiosa es la intuición

SOBERANÍA ALIMENTARIA

El mito de los transgénicos

Anuncios

Boicot contra Monsanto: El mundo marcha contra los transgénicos

En Uruguay, como en otros países de la región, el cultivo de transgénicos genera rechazo por sus afectos sobre la economía tradicional y el medio ambiente.

La empresa transnacional Monsanto, fabricante de productos para la alimentación humana genéticamente modificados, sobrevive a innumerables campañas que denuncian -a lo largo y ancho del planeta- la composición dañina a la salud de los transgénicos que comercializa y su política de “malas artes” para monopolizar en el mundo la producción agroquímica y las ventas de semillas y alimentos de esa índole en todo el mundo.


Milagros de la Pachamama

Por Chaska Eugenia Carlos (poeta y narradora de cuentos de origen Quechua).

Queridos amigos, amigas, hermanos y hermanas, que sea fructífero y grandioso este encuentro sobre la sagrada hoja de Coca Mama. Regocijémonos y alegrémonos desde el fondo de nuestros corazones en estos días de encuentro. Hablemos, bailemos, cantemos y brindémonos el mate de coca.

Efectivamente, para las poblaciones de montaña de los Andes la hoja de coca es considerada como la madre sagrada. La compañera inseparable de los quechuas y aymaras. En aquellas lejanas pampas de altura, donde la granizada cae arrasando los cultivos, donde el viento corre levantando polvaredas y donde el sol quema hasta los huesos, ahí en eso lugares inhóspitos, esta presente la coca mama.

¿Donde no se usa la coca mama? Se usa en los rituales, en los bailes y en los encuentros y en las faenas. Se usa en la vida cotidiana. Y sobretodo en el pastoreo. En las altas punas, nosotros los pastores pastamos las llamas y las alpacas mascando la hojita de coca. Ni al viento, ni a la granizada, ni a la lluvia, ni  a la sequia le tememos si en nuestra pequeña bolsa no falta las hojas de coca.

No tengo palabras para expresar toda la significación profunda que tiene la hoja de coca para nosotros los andinos. Lo cierto es que la hojita de coca es parte de nuestra vida. Por ejemplo, cuando se ofrece las hojitas de coca a una persona, se abre la puerta de la amistad, pero una amistad fuerte bien trenzada. Este amigo estará contigo en las malas y en las buenas, pues han sellado una amistad profunda con la hojita de coca. La coquita también nos enseña que debemos saber  perdonar, cuando se nos hemos herido mutuamente. Cuando el amigo, el compañero, la compañera vuelve arrepentido y te ofrece hojitas de coca, es señal de que realmente está arrepentido de haberte herido. Pues, no se puede jugar con la hojita de coca. No es cuestión de mascar por mascar. Tampoco es cuestión de ofrecer por ofrecer. Como ya mencioné, la coquita es la madre sagrada, la madre sabia.

La hojas de coca sabe muy bien el destino de las personas. Si mascas la coquita y sientes que se hace agrio en la boca, es señal de que tus proyectos y aspiraciones saldrán mal. Entonces tendrás que repensarlos. Y si las hojas son dulces, es señal de que estas por un buen camino, tu viaje será exitoso. Y aquel amigo con quien has mascado será un verdadero amigo. Las hojitas dulces son señal de que estás contento contigo mismo, te has encontrado a ti mismo. Estas realizado y la Madre Coca te ha aceptado como hijo y hija. Seguro que le has mascado con mucho cariño con amor. Si es así, ella te cura, te sana, te escucha y te habla.

La coquita no solo sabe el destino, sino también es muy buena para el dolor del estomago. Unas dos tres hojitas de coca basta para calmar los cólicos. Y si tienes dolor de cabeza un emplasto de hojas de coca basta para calmarlo. Y si sufres del mal de amores, también la mama coca te sanará. Y si sufres de tristezas, mientras mascas la coquita sentirás que las tristezas se desvaneces. Por eso, las mujeres de las altas punas saben decirle a la coquita: “kuka k’intucha, tres hojitas sagradas, hojita redonda, tu sola sabes mi vida, mi tristeza, hermanita de la vida nunca me abandones”.

Mismo si te encuentras sola y solo, sin nadie que les diga hija, hijo, no duden en desatar el atadito de coca y verán como las hojitas les van ha hablar y les van ha decir “hija alégrate, estoy contigo, cuéntame tus heridas y yo te curaré con mi hojitas verdes” y mientras masquen las hojitas empezaran a comprender a las montañas, a  los nevados, a las quebradas, a los cóndores y hasta al mismo viento. Por todo eso, los andinos consideramos a la coca como: mamakuka (Madre Coca).

La coquita es la madre socializadora no solo entre las personas sino también con la naturaleza. Cada mañana los andinos agarrando tres hojitas verdes de coca le saludamos a las mañanas nuestros ancestros  y le decimos: “padre montaña su majestad Apu Qurupuna y madre montaña su realeza Apu Sulimana te soplamos las hojas verdes de la coca para brindarnos. Hoy que sea un día de provecho en el pastoreo, no dejes que el puma nos robe las llamitas, sílbanos y avísanos cuando el cóndor aseche a los ganados”.

Debo aclarar que los andinos consideran a las montañas como los abuelos y abuelas, son los ancestros. Desde siempre hemos sabido que nuestro origen son las montañas. Nuestros primeros abuelos y abuelas salieron de ciertas montañas consideras Apus, también de la montaña salieron los vegetales y los animales. Y para conversar con los abuelitos y las abuelitas las montañas Apus, la coca es indispensable. Sin ella no se puede entablar la comunicación. En los rituales se llama a las montañas mascando las hojas de coca y las montañas acuden al llamado de los sabios yachaq para compartir la coquita con sus hijos. Entonces los hijos le pedimos consejos para sanar a tal o cual enfermito, o simplemente a veces para pedirles consejos.

Ahora bien, por el momento, me detengo aquí. Hay mucho que conversar de la coca mama, en el trayecto de estas jornadas iremos intercambiando ideas.

Como mujer quechua de los Andes he intentado compartir con los presentes lo que significa la hoja de coca desde la parte cultural  y espiritual.

Yo, como narradora de cuentos, no podía dejar de lado lo que me es tan natural: el narrar los cuentos. Y por primera vez, voy a narrarles dos historias inéditas del origen de la Coca. Una de origen andino y otra de origen cristiano.

 ORIGEN DE LA COCA MAMA VERSION ANDINA

Esta historia me narró por primera vez la finada de mi abuelita doña Brígida Umiyauri, luego volvió a contarme mi madre doña Lucia Rios Umiyauri. Ambos me contaron en nuestro idioma materno el quechua. Y desde entonces la historia se ha difundido y enriquecido al interior de mi familia y seguramente que ahora también ya ha difundido mas allá de la familia. Pues, los hijos hemos crecido y hemos alzado vuelo por todos lados. Y como toda historia oral, cada vez que se va narrando se va enriqueciendo y agrandando. Y dicha historia que les voy ha narrar del origen de la coca, es una versión mía. Kaymi kay cocamamamanta willakuy.

Se dice que el Padre Sol- inti tayta se había dormido mascando las hojas de coca. Se había dormido agarrando entre sus manos su wayaqa, es decir la bolsita de coca. Entonces, la constelación llamada Llamaq Ñawin– los ojos de la llama, se había despertado y le había robado la bolsa de coca a Intitayta padre sol. Entonces Llamaq Ñawin había descendido a la tierra a beber las aguas de las lagunas acompañado de una manada de llamas de la vía láctea. Y antes de beber el agua de las lagunas se habían puesto a jugar saltando el salto de los gatos, diciendo: thurr thurr. Tras, tras.

Se dice que en esos tiempos antiguos, sus majestades las montañas Apus y nevados caminaban de noche y de día: eran como los humanos. Entonces, su majestad Apu Urqupampa había divisado que la constelación Llamaq Ñawin bebía las aguas de la laguna dejando a un costado su pequeño atadito. Se dice que si llamaq ñawin no bebe el agua de las lagunas el mundo puede inundarse, así terminaría la humanidad. Que por eso la constelación llamaq ñawin baja de la vía láctea acompañado de tropas de llamitas para beber el agua de las lagunas.

Entonces, en ese momento en que llamaq ñawin bebía el agua, el Príncipe, la montaña su majestad, el Apu Urqupampa se le había acercado despacio y le había robado la bolsita de coca. Y como dicha montaña es considera como juguetón y muy bromista. En ese entonces había robado la wayaqa-bolsita de coca de la constelación Llamaq ñawin. Entonces, dicen que el pobre de llamaq ñawin había terminado de beber el agua y cuando había querido agarrar la bolsita de coca, ya no la había encontrado. Las llamitas habían buscado y buscado la bolsita desesperadas, pero como ya estaba por amanecer habían retornado al cielo sin la wayaqa– sin la bolsita de coca.

La montaña el príncipe Apu Urqupampa luego que las llamitas se perdieron en la vía láctea, se había puesto a bailar como las llamitas sacudiendo la bolsita de coca. Cansado de tanto bailar había abierto la bolsita y había mascado las hojas. Cual no seria su impresión cuando se había despertado como de un largo sueño. Y todo su cansancio había desaparecido.

Entonces, sus majestades los Apus las montañas teniendo en su poder la bolsita de coca habían aprendido a construir las mas bellas fortalezas en todo el Ande. Mascando la hojita de coca no habían sentido ni el hambre, ni el frio, ni el cansancio. Así, habían construido maravillas, habían llevado canales de agua de cerro a cerro.  Inclusive he escuchado que a chicotazos hacían caminar las piedras. Ellos construyeron, las fortalezas y templos de la Portada de Sol y de la luna y también edificaron muchas otras ciudades como Machupichhu.

Y fueron ellos, las montañas, nuestros ancestros quienes nos transmitieron su samay- aliento de montaña. Es así, como nosotros aprendimos a mascar las hojitas de coca.

 ORIGEN DE LA COCA MAMA VERSIÓN CRISTIANA

Ahora voy ha narrarles la historia del origen de la madre coca- kukamama con elementos cristianos. Es la historia de cómo la hojita de coca se pareció a la virgen María transmutada en una bella viejita y le ayuda tener un parto sin dolores. Dicha historia esta íntimamente relacionada con el nacimiento de mi abuelito materno Don Melchor Rios  Ninawaman. Esta historia mi abuelito me contó, cuando yo tendría mas o menos mis seis años. No recuerdo cuando me contó pero seguramente que fue mientras solíamos pastar las llamas o quizás cuando solíamos hilar lana de llama en noches de luna llena.

Entonces, dice mi abuelito que aquella noche de su nacimiento, sus padres le habían esperado como al niño Jesús. Habían extendido la mesa del ritual del nacimiento del niño Dios y habían amarrado los burros cerca a la puerta para que calienten con su aliento al recién nacidito.

Cuando de pronto a mi pobre bis abuelita le había cogido dolores de parto. Y como en las altas punas no hay ni médicos ni hospitales, mi bis abuelita había pedido hojitas de coca. Y mientras mascaba las hojitas dicen que conversaba con la coquita diciéndole:

“Coca mama cuéntame tus penas, tus hojas están un poco marchitas, acaso tu también estas enfermita. Hay coquita cuéntame tus penas y yo te contaré las mías. Tú eres mi madre, la que hace olvidar las penas, la que calma el dolor del parto, la que enseñó a la virgencita María- mamacha María a dar el primer  parto, mamita coca ayúdame a mi también”.

Las familias antiguas todavía siguen practicando esta costumbre. Cuando alguien va ha  dar a luz se suele amarrar burros y vaquitas en la puerta de la choza. Y la gente que se reúne alrededor de la que va a dar a luz, sabe conversan y mascar la hojita de coca. Y mientras van mascando la coquita suelen narrar de cómo es que la coquita enseño a las mujeres a dar un parto sin dolores. La historia dice que, cuando nació el niño Dios, la virgen María también había mascado la coquita. Se dice que:

San José ayudó a huir a la Virgencita de sus perseguidores hacia la selva. Entonces dicen que en el camino a la pobrecita le habían cogido los dolores de parto. En aquel tiempo, dicen que la virgencita no sabía a donde llegar, dicen que no había ni una chocita, pues estaban en la mitad del camino, se dirigían a la selva. Pero, como el dolor era cada vez mas intenso, la pobrecita había empezado a preguntar a las plantas con las que se encontraba en el camino para ver cual de ellas podía calmarle el dolor del parto. Fue en ese trayecto que  puso nombre a la mayoría de las plantas que hoy conocemos para sanar tal o cual enfermedad. Y en ese mismo trayecto, al final del camino, cuando ya no podía más con el dolor, se le había presentado la Coca Mama. Dicen que probablemente, cuando la Virgencita estaba por entrar a la selva vio  que ahí mismo estaba sentada una viejecita con pollera verde.  Entonces, la virgencita se le había acercado y le había preguntado por su nombre y ella le había respondido que se llamaba Mama Coca. Desde entonces se le llama Coca Mama a las hojas de dicha planta. Entonces, la Coca Mama le había alcanzado unas hojitas verdes a la Virgen y ella se había puesto a mascar para ver si le calmaba el dolor. Pero, dicen que las hojitas eran muy delgadas y no llenaban su boca. Entonces la virgencita había agarrado las hojitas y muy delicadamente las había alargado hacia sus bordes hasta darles la forma que hoy conocemos. Desde entonces las hojitas son alargadas y redondeadas y pueden llenar la boca. Dicen que antes eran muy pequeñitas y como era tan pequeñitas, dicen que desaparecían en la boca. Entonces la Virgencita alargando y redondeando había mascado la coquita, y mientras mascaba el dolor había desaparecido y había sentido que ya mismo iba a dar a luz. Entonces la virgencita la había bendecido diciendo: “Coca mama desde hoy eres hojita sagrada. Perteneces a la planta calientes. No solo eres santo remedio para el parto sino también para el dolor del corazón”. Y en ese momento dicen que sus penas también habían desaparecido. Por eso la gente de las punas, de los valles, donde sea que no haya lugar a las penas, mascan la coquita para calmar el dolor del corazón. Entonces dicen que la Virgencita mascando la coquita había dado a luz al niño Dios. He sabido que el pobrecito había nacido medio muertito de tanto frio, pero que el burrito le había hecho vivir dándole calor con su aliento.

Entonces, aquella noche en la casa de mis bis abuelitos también habían amarrado el burro y la vaca a la puerta de la casa para que caliente a mi abuelito recién nacido. Y mi abuelita había dado un parto sin dolores y habían cuidado a mi abuelito recién nacido hasta el amanecer. Habían repetido, como aquella noche en que la Virgen María y San José habían cuidado al niño mascando las hojas de coca. Así, nos solía contar mi abuelito de cómo mi bis-abuelita le había traído al mundo sano y fuerte. Y todo gracias a la sabiduría de la Coca mama.

Chaska Eugenia Carlos.

Más información


Sal refinada de mesa: puro veneno

La sal que hoy compramos en el supermercado tiene muy poco que ver con la sal tradicional que se consumía antiguamente.

Por eso la “sal de mesa” de hoy es considerada la causa de muchas enfermedades y se le denomina, junto al azúcar refinado, los “venenos blancos”.

Lo que conocemos hoy por “sal de mesa” es cloruro sódico al que casi siempre se añade yodo y flúor, y por tanto no es un alimento saludable, sino más bien algo perjudicial para el organismo humano.

La sal cristalina natural no está integrada por los tres o cuatro elementos de la sal de mesa sino por los 84 que componen nuestro cuerpo y en la proporción exacta. La sal cristalina natural, tanto la que procede del mar como de las montañas, contiene los 84 elementos que compone el cuerpo humano en su proporción exacta.

Poca gente sabe que la composición de la sangre humana es prácticamente idéntica al agua salina del “mar primario”, es decir, una solución con la misma concentración de elementos que tenía el mar hace millones de años.

MANIPULACION Y ADULTERACIÓN INDUSTRIAL DE LA SAL

La industria decidió un día convertir la sal cristalina natural en simple cloruro sódico, porque los científicos de la época afirmaron que los demás elementos que contenía (minerales esenciales y otros oligoelementos) eran innecesarios y bastaba el cloruro sódico para salar los alimentos.

Desde entonces cualquier parecido entre la sal que ahora consumimos y la sal natural es inexistente. De un alimento que era “oro puro” porque proporcionaba al ser humano todos los elementos necesarios para su subsistencia en la proporción exacta que el organismo necesita se pasó a consumir un producto que es “veneno puro”, como bien saben los investigadores y médicos.

A la toxicidad del cloruro sódico hay que añadir la del yodo y el flúor, minerales que hoy se agregan artificialmente a la sal. El yodo (tóxico cuando se sobrepasa el mínimo necesario) se añade porque se supone que mejora la función de la tiroides; y el flúor (uno de los elementos más radioactivos que existen) porque afirman que este veneno evita la caries. Un sarcasmo.

Además a la sal de mesa se le añaden conservantes cuya declaración en los envases no es obligatoria: carbonato de calcio, carbonato de magnesio y los denominados E-535, E-536, E-540, E-550, E-551, E-552, E-553b, E-570, E-572, así como hidróxido de aluminio, como antiapelmazante.

Hay que decir que el aluminio es un metal tóxico que cuando se consume en exceso se deposita en el sistema nervioso y en el cerebro, y muchos investigadores independientes vienen denunciando que podría estar detrás del cada vez más alto nivel de enfermos de Alzheimer. A pesar de esto, el aluminio se sigue utilizando en la mayor parte de los envases metálicos en los que se comercializan toda clase de bebidas como refrescos y cervezas.

LA SAL DE MESA ES TÓXICA

Incuestionablemente, el cloruro sódico, componente básico de la sal refinada de mesa que masivamente se consume (téngase en cuenta que la gran mayoría de los productos preparados llevan sal como conservante), es una sustancia tóxica que sobrecarga el organismo, por lo que éste intenta eliminarlo lo antes posible.

Al ser humano le bastan 0,2 gramos al día para tener cubiertas sus necesidades de sal y en Occidente el consumo medio diario por persona está entre 12 y 20 gramos. Como nuestro cuerpo sólo tiene capacidad para eliminar entre 5 y 7 gramos diarios de cloruro sódico, los órganos de eliminación suelen estar constantemente sobrecargados.

Nuestro organismo intenta protegerse de esa sobrecarga hidratándose. Para ello el cuerpo necesita 23 gramos de “agua” por cada gramo de cloruro sódico que no es capaz de expulsar… pero de “agua celular”. Es decir, el cuerpo se ve obligado a sacrificar el agua de las células a fin de evitar el efecto negativo del cloruro sódico. Y eso hace que mueran millones de células deshidratadas con lo que, además, se forma tejido muerto que también hay que eliminar.

Por eso el consumo excesivo de “sal de mesa” provoca la formación de edemas y tejido acuoso con exceso de ácido; por lo que el exceso de sal de mesa es causa de la celulitis.

Pero hay más: cuando el consumo es excesivo llega un momento en el que el cuerpo ya no puede dedicar a esa labor de desintoxicación más agua celular y utiliza otra vía para resolver el problema: la cristalización del cloruro sódico en huesos y articulaciones, dando lugar a la formación de piedras renales y de vesícula así como a la artritis, artrosis y enfermedades reumáticas.

LA SAL ES IMPRESCINDIBLE PARA LA VIDA

La sal natural es absolutamente imprescindible para la vida. Lo perjudicial es la sal de mesa refinada que nos hacen consumir. Una sal que sólo contiene cloro y sodio además de yodo y flúor. Minerales que no están en la proporción natural que deberían hallarse y que han sido alterados en el proceso de manipulación industrial.

Paradójicamente, la mayoría de la gente tiene carencia de auténtica sal, incluso las que están sobrecargadas de cloruro sódico. De esa sal que contiene los 84 elementos que componen nuestro organismo en una proporción concreta y cuyas frecuencias no han sido alteradas porque pertenecen a la estructura geométrica natural de la sal sin manipular.

ORIGEN DE LA SAL

La sal se puede obtener del mar o de las minas de sal terrestres. Pero hoy los mares tienen un alto nivel de contaminación, con acumulación de metales pesados como el mercurio, plomo, cadmio y arsénico, entre otros. Tóxicos que hacen que la sal marina, aún siendo mucho mejor que la sal refinada de mesa, no tenga ya el mismo efecto positivo que tenía.

La única sal pura y completa de la Tierra se encuentra hoy únicamente en los lugares donde hace millones de años se secaron los mares primarios: las minas terrestres. Esta sal contiene todos los elementos que se encuentran en nuestro cuerpo y, que debidamente mezclada con agua, nos ofrece toda su energía almacenada junto con su contenido en biofotones.

En ellas hay dos tipos de sal: la que compone el 95% de la mina y que es “sal gema” y otra que se encuentra en forma de vetas y que tiene forma cristalina: la “sal de cristal de roca”. Ambas son naturales, contienen los 84 elementos ya mencionados y, por tanto, son de mucho mayor valor que la sal de mesa industrial. Ahora bien, los elementos contenidos en la sal gema no se encuentran en estado coloidal y su aprovechamiento es mucho menor que el de la sal de cristal que sí ha estado expuesta a enormes presiones durante millones de años.

Obviamente, cuanto más elevada haya sido la presión más completa será la estructura cristalina generada. Por tanto, el cristal de roca tiene una geometría y una composición orgánica perfecta pero la sal gema no. La sal de cristal se encuentra en forma de vetas o filones cristalinos de color blanco transparente, rosado o rojizo en las minas, rodeadas de sal gema. Vetas que suelen suponer el 1% de toda la mina y se deben extraer manualmente para no alterar su estructura, por lo que su explotación ha sido hasta hoy muy limitada al ser poco rentable.

Afortunadamente, ya se ha empezado a comercializarse sal de cristal procedente de minas del Himalaya. Una buena noticia porque, según los expertos, su consumo regular puede aliviar o curar numerosas enfermedades. Basta tomar en ayunas cada mañana una pequeña cucharada de café de la solución salina (máximo dos) mezclada con agua mineral. Teniendo en cuenta que lo importante no es tanto la cantidad como la periodicidad de la ingesta. Desde el punto de vista bioquímico, estimula en pocos minutos la actividad gastrointestinal, el metabolismo y la digestión.

Además, reestablece el equilibrio electrolítico mejorando la conductividad en nuestro cuerpo con la consiguiente mejora de la circulación. Además, como la solución salina es un medio excelente para conseguir el equilibrio entre lo ácido y lo alcalino se puede con su ingesta eliminar metales pesados como el mercurio, el plomo, el arsénico, la amalgama y los depósitos calcáreos ya que la sal cristalina es capaz de romper uniones moleculares.

En suma, la ingesta diaria de sal de cristal implica someter al organismo a una verdadera cura de desintoxicación al librarle de los depósitos calcáreos, de metales pesados y de otros residuos. Y su preparación es sencilla: basta echar un poco de agua mineral en el frasco en el que se comercializa la sal en forma de rocas de cristal y en poco tiempo el agua se convertirá en una solución salina con la proporción exacta de los 84 elementos mencionados. Déjela allí ya que una vez saturada de sal los cristales no se seguirán disolviendo.

OTRAS PROPIEDADES

Quienes han investigado las propiedades de desintoxicación de la sal de cristal advierten que en la etapa inicial pueden empeorar los síntomas que se tienen e, incluso, aparecer otros nuevos. Es decir, se siente a menudo un empeoramiento.

Es normal. En el caso de enfermedades reumáticas como la gota, la artritis y la artrosis, es decir, en enfermedades donde ya se han formado cristales, debe tomarse la solución salina durante varios meses. Hace falta tiempo para que el organismo disuelva los depósitos y los elimine. Y lo mismo ocurre con las piedras renales y de la vesícula biliar.

En todo caso, para evitar que la expulsión de las piedras provoque los clásicos cólicos -tan dolorosos- conviene consumir simultáneamente agua dialítica.

También puede aparecer diarrea por su efecto laxante pero aunque sea desagradable es señal de que está teniendo lugar la purificación del intestino.

Cabe decir que la sal de cristal es eficaz en muchas afecciones cutáneas y es también útil para la higiene de la boca ya que evita la formación de sarro y caries.

Más información:

Discovery Salud


La verdad de la hoja de coca

coca

“Es la única planta dotada de todos los elementos esenciales para mantener el equilibrio nutricional humano en el caso de un desastre ecológico de dimensiones planetarias”

Es el alimento más completo del mundo, según la universidad de Harvard, y se ha utilizado desde hace cinco mil años o más, es la planta domesticada más antigua de Latinoamérica.

Tiene más calcio que la leche y que el huevo, más proteínas que la carne y todas las vitaminas y minerales necesarios. Es riquísima en vitaminas A y C, y en hierro, fibras, proteínas y calorías. Al ser un gran proveedor de calcio, es ideal para personas con artritis, artrosis y osteoporosis. La fibra de la Coca desintoxica y refuerza el aparato digestivo y elimina grasas, colesterol y triglicéridos. Ayuda a eliminar las hemorroides, recompone y refuerza la flora intestinal y está indicada para combatir la colitis, el estreñimiento y otros males digestivos.

Puede ser usada como ingrediente de harinas, alimentos y bebidas, en farmacopea, cosmética, y otros productos. Debidamente utilizada, por sus cualidades nutritivas, podría impulsar el desarrollo de Latinoamérica.

Como el té y el café, contiene diversos alcaloides. El alcaloide cocaína es uno de los 14 presentes en la hoja de coca y representa tan sólo entre el 0,5 y el 1,1% de ésta. Durante la masticación, en contacto con la saliva, se combina con el resto de elementos alcalinos, y se descompone, transformándose en ecgonina, que contribuye a quemar las grasas acumuladas en el hígado.

hoja de coca

Está claro que coca ni es igual a cocaína, como tampoco uva es sinónimo de alcohol.

El alcaloide cocaína en su estado natural y en las formas de uso milenarias no es un narcótico, sino por el contrario, un estimulante cerebral.

La hoja de coca no es tóxica, es medicinal, nutritiva y tiene gran poder alimenticio. Es de utilidad médica contra la artritis, como analgésico, antiasmático, antidepresivo y como supresor del apetito.

Sus reconocidas propiedades la convierten en una sustancia de gran valor alimenticio, y de un potencial terapéutico y comercial insospechado.

Destruir las hojas de coca para evitar la drogadicción es tan inútil y absurdo como destruir las uvas para evitar el alcoholismo.

Es recomendable legalizar su uso y el de sus derivados como el té de coca, jarabes, crema dental a base de coca y también autorizar su investigación por parte de las universidades y de laboratorios farmacéuticos serios.

En honor a la justicia y a la verdad, y en contra de las arbitrarias opiniones difundidas globalmente por la propaganda de EUA y la ONU, se deben desmentir los calumniosos epítetos que pretenden caracterizar a la hoja de coca, demostrando que el uso tradicional y sus adaptaciones modernas es no solamente inofensivo sino beneficioso para la salud física, mental y social; y que, además, realza la moral, favorece económicamente a los pobres, y promueve el desarrollo de los países andinos.

Algunas de las principales bondades del uso tradicional de la hoja de coca para la salud humana -física, mental y social- son:

1. Es un suave energizante que mejora la productividad en el trabajo manual e intelectual;

2. Es una fuente de micro nutrientes y vitaminas;

3. Es el facilitador de las relaciones sociales, la solidaridad y la cohesión en las comunidades;

4. Es el enlace con la naturaleza, tan querida y respetada en la cosmovisión andina;

5. Es una medicina que alivia problemas de salud cotidianos como cefalea, dolor de barriga, dolores reumáticos y otras enfermedades como agotamiento, depresión, angustia, stress, etc.;

6. Aumenta la lucidez del pensamiento y la concentración mental;

7. Exalta las capacidades espirituales y físicas de los seres humanos;

8. Produce un ascetismo sereno y placentero que tanto domina los sufrimientos y las preocupaciones como frena las tentaciones de la gula, la lujuria, la pereza, la ira, la cobardía y la impulsividad, facilitando así la acción moral en relación a las normas y costumbres culturales, y en relación a los derechos y las libertades humanas.

kintu

SABIA USTED QUE
*Que la Coca es la planta más completa del Planeta Tierra en nutrientes.
*Que la Coca tiene todas la vitaminas, en mayor cantidad que las requeridas para todas las edades, tanto fósforo como el pescado, más hierro que las espinacas, aporta 10 aminoácidos esenciales (proteínas) y posee 2097 mg de Calcio frente a 118 mg y 42 mg de la leche de vaca y materna respectivamente.
*Que la Coca es la única planta de la naturaleza dotada de todos los elementos esenciales para mantener el equilibrio nutricional humano en el caso de un desastre ecológico de dimensiones planetarias.
*Que aparte de la cocaína, la hoja de Coca, en las pequeñas cantidades que nos ofrece la naturaleza, posee trece alcaloides más todos benéficos.
*Que la planta de Coca fue, es y será siendo Sagrada para la cultura andina, en tanto que la cocaína ha sido obtenida por los países industrializados hasta convertirla en parte de su cultura occidental.
*Sabía usted que la hoja sagrada de la Coca no es la única planta alcaloidea, hay cien más como el café (cafeína), tabaco (nicotina), cacao (teobromina), té (teína), etc.,.
*Que el “problema” de la Coca como fuente de cocaína es un asunto inexistente, porque así como la cafeína se encuentra también en el té y no sólo en el café, existen otras plantas que contienen cocaína en estado natural y que para acabarlas habría que destruir los bosques amazónicos.
*Que desde la misma llegada de los europeos (hace más de 500 años) al mundo andino, se ha intentado erradicar la planta de Coca por ser un obstáculo para la imposición religiosa, económica o de dominación de una cultura sobre otra.
*Sabía usted que para evitar la dependencia a la cocaína, acabar con la planta de Coca es tan inútil y absurdo como erradicar los viñedos (vino), la cebada (cerveza), la papa (vodka) o la caña de azúcar (aguardiente) para terminar con el alcoholismo.
*Que la única solución real para acabar con el trafico de cocaína, es la industrialización de la hoja de Coca, además sus productos serían primer renglón en las economías andinas (…Una verdad incómoda…).
*Que la ONU, sin argumentos científicos, mediante su Convención Única de Estupefacientes de 1961, ha pretendido hacer ilegal el uso de la hoja de Coca para los pueblos andinos, pero en su artículo 27 “autoriza” la legalidad de la hoja de Coca para Coca-Cola.
*Sabía usted que Coca-Cola es la empresa más exitosa en la industrialización de la hoja de Coca, pues se provee de la Hoja Sagrada desde hace más de 110 años en países de la región andina.
*Que desde el año 1975 tres científicos de la Universidad de Harvard en Estados Unidos, concluyeron que la hoja de Coca es el mejor alimento del mundo (“Valor Nutricional de la Coca”).
*Que la OMS en 1995 llevó a cabo un estudio científico sin precedentes en la historia contemporánea del mundo. Más de 40 investigadores de diferentes nacionalidades mostraron, en 19 países y 22 ciudades, la verdadera realidad de la Coca, pero se ha evitado su publicación.
*Que el supuesto “problema” de la hoja de Coca no es en el fondo un problema moral sino un problema económico y estratégico.
*Sabía usted que si la planta de Coca hubiera crecido en suelo de países “desarrollados”, todos sus derivados tendrían venta libre en el mundo entero y organismos multilaterales como la ONU o la OMS jamás ubicarían la Coca en la lista I de estupefacientes.
*Que ya existen patentes de derivados de Coca en otros países distintos a los andinos y que es posible que exista toda una cartera industrial para ser lanzada al mercado mundial.
*Que los anestésicos, tales como cepacaína, silocaína, etc., son hechos con la Hoja Sagrada de los andes.
*Que al extraer la cocaína de la hoja de Coca estamos desperdiciando casi el 99% de la totalidad de la planta, es decir inutilizamos nutrientes que salvarían a millones de personas en la Tierra del hambre y malnutrición.
*Sabía usted que la hoja de Coca fue vendida en Colombia en todas las farmacias y plazas de mercado hasta mediados del siglo XX, con fines medicinales y para adormecer a los bebés y durante ese tiempo no mostró ningún efecto secundario.
*En conclusión, sabía usted que la hoja de Coca, considerada la planta con mayores virtudes terapéuticas en la Tierra que pisamos, es herencia de un Dios que la creó y es completa responsabilidad del hombre occidental usarla de manera positiva.

POR EVO MORALES:
Nosotros, Aymaras y Quechuas, naciones originarias de los Andes, hemos sobrevivido los azotes del hombre blanco hasta el día de hoy gracias a nuestra hoja de coca. Desde el momento en que llegaron a nuestras tierras, los blancos han querido controlar nuestra hoja para su enriquecimiento personal. Siendo la coca uno de nuestros mayores tesoros, han abusado de ella aquí y ahora abusan de ella por el mundo entero. Como no han podido controlarla, están decididos a destruirla.
Ellos han catalogado nuestra hoja sagrada como una droga, la han condenado a ser prohibida y eliminada obligatoriamente bajo convenciones de la O.N.U. sobre drogas. Con estas convenciones, las Naciones Unidas han ofendido y traicionado las naciones Aymara y Quechua. Bajo el manto de estas convenciones y después de empobrecer nuestro pueblo con sus políticas neoliberales, el gobierno de los EE.UU., primer enemigo de los Indios, ha utilizado sus dólares para sobornar a los oficiales de Bolivia, corromper sus instituciones y enfrentar a los demás Bolivianos contra nosotros. Últimamente, la embajada de los EE.UU. en La Paz ha puesto en pie una fuerza mercenaria con órdenes de eliminar la coca y a los Indios que la defienden.
¡La coca no es una droga!
Hay que acabar con esta mentira. Ha llegado el momento para acabar con la amenaza de aniquilación de la coca y de nuestro modo de convivencia comunitaria. La hoja de coca nos ha sostenido a través de todas las adversidades hasta el día de hoy; y lucharemos con todo nuestro poder y con ayuda de ella, para parar los desalmados propósitos del hombre blanco. Como otras plantas, la coca es una medicina, una planta sagrada. Gracias a la coca, hemos soportado innumerables sufrimientos causados por la infame guerra de los blancos contra las drogas.
Por esta razón, las Naciones Unidas deben respetar la coca y sacarla de sus listas prohibitivas.
Por esta razón, los EE.UU. deben retirar todo su material y personal bélico de Bolivia. Han abusado de su estadía. Que vayan a luchar contra el abuso de las drogas en su propio país. Por esta razón, los blancos deben terminar su guerra a las drogas y aceptar que nosotros vivimos en paz con la coca. Deben considerar los informes de Harvard University, la institución académica que más valoran, sobre los efectos beneficiosos de nuestra planta.
Pero eso no sucederá sin una intervención nuestra. Tenemos que emerger para la ocasión.
Ha llegado el momento para las naciones originarias de tomar el poder en nuestras manos.
Ha llegado el momento de redimir nuestra planta sagrada.
Nosotros hemos aprendido a tratar la planta con respecto y ella nos ha recompensado generosamente. Desde ahora en adelante no toleraremos más que fuerzas extranjeras dañen nuestra planta. Seremos sus soberanos guardianes.
Aquellas naciones que lo acepten serán nuestras amigas. Les ayudaremos a tratar el abuso de la coca en el seno de sus sociedades. Aquellas naciones que continúen reprimiendo nuestra planta serán nuestras enemigas y las predicciones de enfermedades y miseria, proferidas por nuestros yaquiris (que cura con la coca) y transmitidas por nuestras leyendas, seguramente se cumplirán en ellas.
Mientras el invasor norteamericano nos persigue, nosotros, los cocaleros (que cultiva la coca) y las naciones originarias, nunca nos olvidaremos del grito de guerra que nace por el dolor de un pueblo:

Causachun coca!!

 

IR A LA PÁGINA PRINCIPAL


Soberanía alimentaria

Todo pueblo o país tiene derecho a garantizar la propia alimentación de manera suficiente, sana y ligada a sus tradiciones culturales y a los mercados locales.

La soberanía alimentaria está siendo amenazada por los intereses económicos de las grandes corporaciones.

soberania.gif

semillas-transgenicas.jpg