La única cosa realmente valiosa es la intuición

RELATOS Y LEYENDAS

Cómo se debe respirar

El médico de Lhasa” Capítulo 10, Lobsang Rampa:

Mi Guía, el Lama Mingyar Dondup, me enseñó la ciencia de la respiración desde un día en que me vio jadeando y casi exhausto, después de haber subido un monte.

-Lobsang, Lobsang, ¿cómo te las arreglas para estar tan agotado?

-Honorable Maestro -repliqué, sin aliento-. Mi esfuerzo ha sido muy grande porque he subido al monte en zancos.

Me miró con tristeza y movió la cabeza resignado. Suspiró y me indicó que me sentara. Durante algún tiempo permanecimos en silencio. Sólo se oía el jadeo de mi respiración, que se esforzaba por normalizarse.

Había querido presumir delante de los peregrinos, por el camino de Linghor, de que los monjes de Chakpori podíamos andar mejor y más rápidamente en zancos que las demás personas de Lhasa. Para demostrarlo aún mejor había corrido en zancos monte arriba. Pero en cuanto estuve fuera de la vista de los peregrinos, tuve que dejarme caer agotado y mi Guía me había sorprendido en tan lamentable estado.

-Lobsang, ya es hora de que aprendas algo más. Te has divertido ya bastante. Ahora, como acabas de demostrar, lo que necesitas es aprender la ciencia de la buena respiración. Ven conmigo. Veremos lo que podemos hacer.

Siguió subiendo el monte y yo fui tras él de mala gana después de haber recogido los zancos, caídos por allí cerca. Mi Guía caminaba con gran facilidad, como si se deslizase. Sus movimientos no traslucían ni el menor esfuerzo, mientras que yo, muchísimos años más joven, le seguía cansado y jadeante, como un perro en un tórrido día de verano.

Llegamos a la cumbre del monte, entramos en el recinto de nuestra lamasería y seguí a mi Guía hasta su habitación. Nos sentamos del modo habitual en el suelo y el lama pidió que le llevasen el inevitable té, sin el cual ningún tibetano puede sostener una conversación seria. Mantuvimos silencio mientras los monjes nos servían té y trampa. Cuando de nuevo estuvimos solos, mi Guía me instruyó sobre el arte de respirar, enseñanza que había de serme de vital importancia en este campo de prisioneros.

-Jadeas como un viejo en cuanto subes una cuesta, Lobsang -dijo-. Pronto aprenderás a vencer ese defecto, pues nadie debe gastar tantas energías en lo que es parte ordinaria, natural y cotidiana de nuestra vida. Es muy frecuente que no se sepa respirar. La gente suele creer que basta cargarse de aire, expulsar luego esa carga y volverse a llenar de otra.

-Pero, Honorable Maestro -repliqué-, llevo nueve años o más respirando bastante bien. ¿De qué otra manera se puede respirar?

-Lobsang, debes tener en cuenta que la respiración es la fuente de la vida. Puedes andar y también puedes correr, pero, sin una respiración adecuada, no podrás hacer ni lo uno ni lo otro. Debes aprender un nuevo sistema y, ante todo, debes fijarte un tiempo para la respiración, pues, hasta que no sepas cuánto tiempo debes emplear cada vez que respiras, no habrá modo de que respires bien.

En efecto, respiramos a distinto ritmo en las diversas ocasiones. Me tomó la muñeca izquierda y, señalando un punto de ella, me dijo:

-Fíjate en tu pulso. Ése marcha al ritmo de uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis. Pon tú mismo un dedo sobre el pulso para que lo sientas y entonces entenderás de qué estoy hablando.

Así lo hice; puse un dedo sobre la muñeca izquierda y sentí el ritmo de mi pulso como él me había dicho: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis. Miré a mi Guía, que hablaba de nuevo:

-Si te fijas, te darás cuenta de que inhalas mientras tu corazón da seis latidos. Pero eso no basta. Tendrás que variar mucho ese ritmo respiratorio y no tardaremos en hablar de ello.

Calló un momento, mientras me miraba y luego dijo:

-Debes saber, Lobsang, que vosotros, los chicos (os he estado observando muchas veces mientras jugáis), os cansáis porque no sabéis lo esencial de la respiración. Creéis que es una cosa natural y que mientras entre y salga el aire en el cuerpo, todo ira bien. Pero ése es un gran error, pues hay cuatro modos principales de respirar; así que examinémoslos y veamos para qué sirven y en qué consisten. El primer método es muy pobre. Se conoce con el nombre de «respiración alta», porque en este sistema sólo se emplea la parte alta del pecho y los pulmones, y deberías saber ya que ésa es sólo la parte mas reducida de nuestra capacidad respiratoria. De modo que cuando utilices este sistema «alto» metes muy poco aire en tus pulmones y, lo que es peor, dejas una buena cantidad de aire viciado en los profundos rincones de tu sistema respiratorio. Observa cómo, al respirar así -y me hizo la demostración practica-, sólo se mueve la parte superior del pecho. La parte inferior y el abdomen se quedan inmóviles y eso es muy perjudicial.

Olvida pues, esa clase de respiración, Lobsang, pues es completamente inútil. No debemos emplearla, sino pasar a las otras maneras.

Se interrumpió y, colocándose frente a mí, me dijo:

-Mira, ésta es la respiración alta. Observa la posición forzada que he de adoptar. Pero ya sabrás mas tarde que éste es el tipo de respiración practicado por la mayoría de los occidentales, mejor dicho, casi todo el mundo, fuera del Tibet y la India.

Yo le miraba asombrado, con la boca abierta. La verdad es que nunca pensé que respirar fuese algo tan difícil. Creí que lo sabía hacer bastante bien y ahora veía que estaba equivocado.

-Lobsang, tienes que prestarme más atención. Veamos ahora el segundo sistema de respiración, el que se conoce como «respiración media». Tampoco es muy buena. No merece la pena de que nos entretengamos con ella, pues no quiero que la utilices, pero cuando vayas a Occidente oirás a la gente referirse a esa manera llamando la respiración «de costillas», o respiración en el que el diafragma permanece inmóvil. El tercer sistema es el de la «respiración baja» y aunque quizá sea un poco mejor que los otros dos, tampoco es el correcto. Alguna gente llama a este sistema «respiración abdominal». Los pulmones no se llenan por completo de aire, de modo que no se renueva completamente el aire, conque también se producen el aire viciado, el mal aliento y la posibilidad de una enfermedad. De manera que no debes acordarte de esos sistemas de respiración, sino utilizar, como hago yo y como hacen otros lamas de aquí, la «respiración completa», que deberás hacer así.

«Muy bien -pensé-, ahora voy a aprender algo que verdaderamente merece la pena; pero, entonces, ¿para qué me ha hablado de los otros sistemas si había de advertirme que no me acordase de ellos?»

-Porque, Lobsang -dijo mi Guía, el cual, evidentemente, había leído mis pensamientos-, porque tienes que conocer tanto los defectos como las virtudes. Sin duda alguna, habrás notado aquí en Chapkori la insistencia con que recalcamos la importancia de tener la boca cerrada. Esto no es sólo para evitar decir tonterías o falsedades, sino con objeto de que se respire lo mas posible por la nariz. Cuando se respira por la boca se pierde la ventaja de los filtros de la nariz. Si respiras por la boca también pierdes la ventaja del mecanismo para el control de la temperatura que funciona en nuestro cuerpo humano. Además, se acatarra uno, duele la cabeza o se atonta ésta y se padecen muchas otras molestias.

De pronto me di cuenta de que estaba contemplando boquiabierto a mi Guía y entonces cerré la boca tan de golpe que le brillaron los ojos de pura diversión, pero no hizo comentario alguno y prosiguió:

-Las ventanillas de la nariz son cosas de gran importancia y han de estar siempre limpias. Si notas que las tienes tapadas, sorbe por ellas un poco de agua y deja que te pase ésta a la boca para poderla expulsar por ella. Pero no respires en modo alguno por la boca, sino sólo por la nariz. Y para esos lavados usa siempre agua templada, pues el agua fría puede hacerte estornudar.

Se volvió y agitó la campanilla que tenía al lado. Se presentó un criado, que volvió a llenar la tetera y trajo más tsampa. Se inclinó ante nosotros y se retiró. Después de unos instantes el Lama Mingyar Donpud reanudó su lección:

-Ahora, Lobsang, vamos a ocuparnos de la verdadera manera de respirar, el método que ha permitido a algunos lamas tibetanos prolongar su vida hasta unos límites asombrosos. Tratemos, pues, de la respiración completa. Como implica su nombre, este sistema contiene a los otros tres (la respiración baja, la media y la alta), de modo que en él los pulmones se llenan realmente de aire, se purifica la sangre y el cuerpo se llena de fuerza vital. Es un sistema facilísimo. Basta con que te sientes, o te quedes de pie, en una posición cómoda y respires por la nariz. Hace poco tiempo, Lobsang, te he visto encogido, esforzándote y sin poder respirar. Es natural que no puedas respirar bien si estás encogido y en mala postura. Has de mantener erguida la columna vertebral. Ése es el secreto de la buena respiración.

Me miró y suspiró, pero el brillo burlón de sus ojos traicionaba la solemne profundidad de su suspiro. Luego se levantó, se acercó a mí y, poniéndome las manos bajo los codos, me hizo sentar derecho.

-Así es como debes sentarte, Lobsang -dijo-; así, con la columna vertebral erguida, el abdomen bien controlado y los brazos a los lados. Ahora, siéntate así, llena de aire el pecho, procura que las costillas salgan hacia fuera y luego echa hacia abajo el diafragma, de modo que también sobresalga el abdomen inferior. De ese modo lograrás una respiración completa. Y has de saber que en esto no hay magia alguna. Se trata sólo de una respiración ordinaria, de sentido común. Tienes que introducir en tu cuerpo el máximo de aire que puedas y luego has de soltarlo y volver a llenar los pulmones. Quizás ahora te parezca todo esto excesivamente complicado y que no merece la pena esforzarse tanto, pero te aseguro que merece la pena. Si te parece lo contrario, es porque te has enviciado en respirar mal y tienes que empezar disciplinándote.

Respiré como lo había hecho mi maestro y, para mi considerable asombro, descubrí que era fácil. Desde luego, me zumbaba un poco la cabeza los primeros segundos, pero cada vez fue más fácil. Podía ver los colores con mayor claridad e incluso, en unos cuantos minutos de este ejercicio, me sentí mejor.

-Todos los días harás conmigo unos cuantos ejercicios de respiración, Lobsang, y quiero que luego continúes tú solo. Merece la pena. No volverás a cansarte ni quedarte sin aliento. Es necesario que no vuelva a repetirse el caso de que, mientras tú llegas sin poder hablar a lo alto de una cuesta, yo, en cambio, que tengo varias veces tu edad, lo haga con la mayor facilidad.

Volvió a sentarse y me contempló, mientras yo realizaba los ejercicios que él me había indicado. Desde el primer momento pude darme cuenta de las ventajas del sistema que me estaba enseñando. Mi Guía volvió a hablarme:

-El único objetivo de la respiración, sea cual fuere el sistema empleado, es introducir en el cuerpo la mayor cantidad de aire posible y distribuirla por todo el cuerpo de una manera que llamamos prana. Ésta es la fuerza vital. Esta prana es la fuerza que activa al hombre, que activa a cuanto vive: plantas, animales, hombres, e incluso peces, que han de extraer del agua el oxígeno y convertirlo en prana. Sin embargo, tenemos ahora que ocuparnos, Lobsang, de tu respiración, concretamente de la tuya. Inhala lentamente. Retén ese aire dentro de ti durante algunos segundos. Luego exhala el aire con mucha lentitud. Descubrirás que hay varios ritmos de inhalación, de retención del aire y de exhalación, que cumplen varias finalidades, tales como limpieza, vitalización, etc. Quizá la forma general más importante de respiración sea la que llamamos «respiración de limpieza». Ahora nos ocuparemos de ella porque quiero que, de aquí en adelante, la practiques al comenzar, y al terminar cada día, así como al principio y al final de todos los ejercicios.

Yo había ido siguiendo con gran atención las palabras de mi maestro. Conocía sobradamente el poder que llegan a alcanzar los grandes lamas, cómo logran deslizarse sobre la tierra con mayor rapidez de la que pueda galopar un hombre en un caballo y cómo pueden llegar a su destino tranquilos como si no hubieran realizado nada extraordinario; y decidí que mucho antes de que yo llegase a ser un lama dominaría la ciencia de la respiración.

Mi Guía, el Lama Mingyar Dondup, prosiguió:

-Ahora, Lobsang, vamos a practicar la respiración de limpieza. Respira primero, llenándote por completo de aire, tres veces; no, no superficialmente como los estás haciendo, sino tres respiraciones completas, lo más profundas que puedas conseguir. Llena a fondo los pulmones. Muy bien, así es -dijo-. Ahora, en la tercera respiración retén el aire durante cuatro segundos por los labios como si fueras a silbar, pero sin hinchar los carrillos. Deja salir un poco de aire por entre los labios con toda la fuerza que puedas.

Luego, detente un segundo, reteniendo el aire que puedas. Deja salir un poco más, también con todo el vigor que puedas. Párate otro segundo y ahora vacíate de aire por completo. Suéltalo lo más enérgicamente que puedas. Recuerda que debes exhalar ahora el resto del aire con gran fuerza por la abertura de los labios puestos así, como si quisieras silbar. ¿No sientes una sensación muy refrescante?

Con gran sorpresa mía, pues aquella operación de soltar el aire poco a poco me había parecido un poco tonta, comprobé que era cierto lo que decía mi Guía. Nunca me había sentido tan bien. Seguí practicando el mismo ejercicio hasta que de pronto sentí que me daba vueltas la cabeza. A través de la neblina, oía la voz de mi Guía:

-Lobsang, Lobsang, basta; no debes respirar así, sino exactamente como te he dicho. No experimentes por tu cuenta porque eso es muy peligroso. Ya ves, te has intoxicado a fuerza de respirar incorrectamente y con demasiada rapidez. Debes realizar los ejercicios exactamente como yo te indico, pues yo tengo la experiencia. Más adelante podrás experimentar por tu cuenta y esto mismo, Lobsang, deberás advertírselo a las personas a quienes enseñes más tarde la buena respiración. Les dirás que nunca experimenten con diferentes ritmos de respiración, a menos que tengan junto a ellos un profesor competente, pues hay gran peligro en estos experimentos si se hacen caprichosamente. Practicar, en cambio, la serie de ejercicios recomendados por los que entienden, es seguro y saludable y no puede causar daño alguno.

El lama se puso en pie y dijo:

-Ahora, Lobsang, debemos aumentar tu fuerza nerviosa. Aspira todo el aire que puedas y, cuando creas que tienes los pulmones llenos hasta la máxima capacidad, fuérzalos aún un poco más. Entonces, empieza a exhalar el aire lentamente hasta vaciarte por completo. Llena otra vez los pulmones de la misma manera, pero retén esa respiración. Extiende los brazos ante ti sin hacer ningún esfuerzo, sólo con la poca energía necesaria para mantenerlos horizontales. Y ahora, fíjate bien. Vuelve las manos así, hasta ponerlas en los hombros, contrayendo paulatinamente los músculos hasta que, cuando toquen los hombros estén completamente tensos y los puños apretados. Mírame, ¿ves cómo aprieto los míos? Es necesario que las manos te tiemblen con el esfuerzo. Sin aflojar los músculos lo más mínimo saca los puños hacia afuera lentamente, y luego recógelos con rapidez varias veces, quizá una media docena de veces. Exhala con fuerza todo el aire, por la boca, con los labios como si fueras a silbar. Después de haber hecho eso unas cuantas veces, acaba practicando de nuevo la respiración de limpieza.

Volví a probarlo y otra vez me sentó muy bien. Además, era divertido y a aquella edad estaba yo siempre dispuesto a divertirme. Mi Guía interrumpió mis pensamientos:

-Lobsang, quiero insistir cuanto sea preciso en que la rapidez con que retires los puños y la tensión de los músculos es lo que determina el provecho que puedes obtener de este ejercicio, de que tienes los pulmones llenos de aire. Y no olvides que es un ejercicio respiratorio de valor incalculable y que te ayudará enormemente en el futuro.

Se sentó y estuvo observando mis ejercicios, corrigiendo amablemente los defectos y alabándome cuando los hacía bien. Cuando se consideró satisfecho, me los hizo repetir una vez más para asegurarse de que podía hacerlos yo solo. Después me indicó que me sentara junto a él y me estuvo explicando cómo se había formado el sistema de respiración tibetano después de descifrar los antiquísimos documentos que se guardaban en las cavernas bajo el Potala.

Más adelante, en mis estudios, me enseñaron varias cosas sobre el arte de respirar, pues en el Tibet no sólo curamos con las hierbas, sino también mediante la respiración del paciente. Sin duda alguna, la respiración es la fuente de la vida, y puede ser interesante dar aquí algunas indicaciones para que las personas que sufran algún padecimiento, quizá desde hace mucho tiempo, puedan librarse de él o aliviarlo en gran medida. Esto puede lograrse mediante la respiración correcta, pero recuerde usted que debe limitarse estrictamente a los ejercicios indicados en estas páginas, y no se le ocurra experimentar por su cuenta sin un profesor competente a su lado, pues tales experimentos son muy peligrosos. Sería insensato lanzarse a ello sin prepararlo concienzudamente.

Los trastornos del estómago, el hígado y la circulación pueden ser vencidos por lo que llamamos «respiración contenida». Piense que en esto nada hay de mágico, a no ser los resultados que puedan parecer cosa de magia. Pero al principio tiene usted que mantenerse bien erguido y, si está en la cama, tendido completamente horizontal. Pensemos ahora que se encuentra usted en pie. Póngase con los talones juntos, los hombros hacia atrás y el pecho saliente. Así quedará enérgicamente controlada la parte baja del abdomen. Aspire hasta llenarse de todo el aire que pueda y téngalo dentro hasta que sienta usted unos leves latidos -muy leves- en las sienes. En cuanto tenga usted esa sensación, suelte con fuerza todo el aire por la boca abierta. Pero con energía, no sencillamente dejando salir el aire, sino lanzándolo por la boca con toda la fuerza de que sea capaz. Después deberá usted realizar la respiración de limpieza, que ya expliqué detalladamente al contar los ejercicios que me enseñaba mi Guía, el Lama Mingyar Dondup. Sólo repetiré que la respiración de limpieza es de valor incalculable para mejorar la salud.

Antes de iniciar los ejercicios respiratorios, es imprescindible que tenga usted un ritmo, una unidad de tiempo que represente la inhalación normal. Ya he hablado de esto al contar cómo lo aprendí, pero quizá sea muy conveniente en este caso repetirlo para que se grabe de un modo permanente en el lector. El latido del corazón de una persona es la norma rítmica adecuada para la respiración de ese individuo determinado. Raramente se encontrarán dos personas que tengan el mismo ritmo, pero eso no importa; podrá usted descubrir su ritmo de respiración normal colocando un dedo en el pulso y contando. Coloque los dedos de la mano derecha sobre la muñeca izquierda y tómese el pulso. Supongamos que tiene el ritmo normal uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis. Grábese bien ese ritmo en el subconsciente para que no tenga usted que tratar de recordarlo, sino que lo sepa en todo momento subconscientemente. No importa cuál sea su ritmo siempre que usted los sepa y que este conocimiento se haya grabado en el subconsciente, pero estamos suponiendo que el ritmo de usted es el término medio en que la inhalación de aire dura seis latidos de su corazón. Esto es lo ordinario. Pero vamos a alterar esa norma respiratoria con varios propósitos. No hay dificultad alguna en ello. Esos cambios son fáciles de lograr y nos permitirán obtener resultados espectaculares para mejorar la salud.

Todos los acólitos de alta graduación en el Tibet tenían que aprender la ciencia de la respiración. Había ciertos ejercicios que tenían preferencia en la enseñanza sobre todos los demás. ¿Quiere usted probarlos? Entonces, lo primero que ha de hacer es sentarse bien derecho, o quédese de pie si lo prefiere, pero es inútil ponerse en pie si puede usted quedarse sentado. Aspire lentamente hasta llenar por completo el sistema respiratorio. Es decir, el pecho y el abdomen, mientras cuenta seis pulsaciones. Reconocerá usted que esto es muy fácil. Sólo tiene usted que mantener un dedo sobre el pulso de la muñeca y esperar hasta que el corazón haya latido una, dos, tres, cuatro, cinco, seis veces. Después de haber aspirado el aire durante seis unidades de pulsación, reténgalo mientras el corazón late tres veces. A continuación, exhale todo el aire por la nariz durante seis latidos. Es decir, exactamente durante el mismo tiempo que tardó en aspirarlo. Ahora que ha lanzado usted todo el aire que tenía en los pulmones, manténgalos vacíos durante tres pulsaciones, y luego empiece de nuevo el ejercicio ya indicado. Repítalo cuantas veces quiera, pero sin cansarse. Inmediatamente que sienta usted el menor cansancio, debe dejarlo. En efecto, nunca deberá usted cansarse con estos ejercicios, puesto que entonces serán éstos contraproducentes. Son precisamente para tonificarnos y hacernos más fuertes y aptos, no para debilitarnos y cansarnos.

Siempre empezábamos con el ejercicio respiratorio de limpieza y éste es completamente inofensivo y de lo más beneficioso. Limpia los pulmones del aire viciado y los libra de impurezas, ¡por eso en el Tibet no hay tuberculosis! De modo que puede usted realizar los ejercicios respiratorios de limpieza siempre que le apetezca y su salud se beneficiará muchísimo con ello.

Un método extremadamente bueno para adquirir el control mental es sentarse con el tronco erguido y aspirar una respiración completa de limpieza. Después, aspire a razón de uno, cuatro, dos. Es decir (¡hablemos ahora de segundos para cambiar!), aspire durante cinco segundos, luego retenga la respiración durante cuatro veces cinco segundos, o sea, veinte segundos. Respirando adecuadamente usted podrá liberarse de muchos padecimientos, y éste es un método excelente. Además, si tiene usted algún dolor, lo mismo puede hacer el ejercicio hallándose tumbado que de pie. Luego respire rítmicamente manteniendo con firmeza el pensamiento de que el dolor va desapareciendo con cada respiración. Es como si cada vez que arroja usted aire fuese saliendo el dolor. Imagine que cada vez que aspira usted aire está absorbiendo la fuerza vital que irá expulsando al dolor. Y piense también que cada vez que exhala aire, está usted echando fuera el dolor. Ponga la mano en la parte dolorida y figúrese que está usted sacándose con la mano, y a la vez con cada respiración, la causa del dolor. Haga esto durante siete respiraciones completas. Luego realice una respiración de limpieza y después descanse unos segundo respirando lenta y normalmente. Probablemente notará usted que el dolor habrá desaparecido por completo o que ha disminuido tanto que ya no le molesta. Pero si por alguna razón persiste el dolor, repita el ejercicio una o dos veces más hasta que el dolor desaparezca. Por supuesto, comprenderá usted que si se trata de un dolor inesperado y vuelve a presentarse, tendrá usted que consultar con el médico, ya que el dolor es la advertencia de la naturaleza de que algo marcha mal en nuestro cuerpo y aunque está permitido y es gran ventaja disminuir el dolor, a la vez es esencial que descubramos la causa del dolor para curarla.

Si se encuentra usted cansado, o si sus energías se han visto sometidas a un repentino desgaste, he aquí la manera más rápida de recuperarse. De nuevo le digo que no importa que esté de pie o sentado, pero tenga los pies juntos tocándose los talones y los dedos gordos. Entonces entrelace sus manos. Respire rítmicamente varias veces con una inhalación profunda y una exhalación lenta. Luego haga usted una pausa durante tres pulsaciones.

Finalmente, haga la respiración de limpieza. Notará usted que le ha desaparecido todo el cansancio.

Muchas personas están nerviosísimas cuando acuden a una entrevista. Se les ponen las manos pegajosas y a veces les tiemblan las rodillas. Nadie debería ponerse así porque ese nerviosismo es muy fácil de vencer y aquí indico un método para librarse de semejante estado de ánimo, por ejemplo, cuando está usted en la sala de espera del dentista. Respire profundamente por la nariz y contenga la respiración durante diez segundos. Luego vaya expulsando lentamente todo el aire. Respire después dos o tres veces del modo ordinario y después vuelva a aspirar el aire profundamente tardando diez segundos en llenar los pulmones. Retenga otra vez el aliento y expulse el aire con lentitud, tardando también esta vez diez segundos. Hágalo tres veces (podrá usted hacerlo sin que nadie se dé cuenta), y se sentirá completamente seguro de sí mismo. Su corazón habrá dejado de dispararse alocadamente y notará usted una gran confianza en sí mismo. Cuando deje usted el lugar de espera y acuda a la entrevista, verá cómo puede dominarse perfectamente. En caso de que vuelva usted a sentir un ramalazo de nerviosismo, respire otra vez pro fundamente y retenga el aliento un segundo o así, lo cual es fácil mientras la otra persona habla. Este rápido ejercicio acabará por tranquilizarle. Todos los tibetanos emplean sistemas parecidos. También empleamos el control de la respiración cuando tenemos que levantar pesos, porque el medio más sencillo de levantar un peso es aspirar todo el aire que se pueda y contener la respiración mientras se hace el esfuerzo. Cuando éste termina, se deja salir el aire con lentitud, y luego se sigue respirando de la manera normal. Es fácil levantar un peso mientras se retiene en los pulmones todo el aire que cabe en ellos. Merece la pena probarlo. Puede usted tratar de levantar un peso considerable mientras tiene los pulmones vacíos y mientras los tiene llenos, y notar la diferencia. También se domina la ira mediante la respiración profunda, reteniendo el aliento y soltando el aire lentamente. Si por alguna razón está usted indignado -¡con razón o sin ella!- respire hondamente. Retenga el aire durante unos segundos y luego vaya soltándolo con mucha lentitud. Verá usted como controla su emoción y se hace usted dueño (o dueña) de la situación.

Es muy perjudicial dejarse llevar por la ira o la irritación, porque esto produce úlceras gástricas. Así, recuerde este ejercicio respiratorio de aspirar profundamente el aire, retenerlo, y luego dejarlo salir con lentitud.

Puede usted hacer todos estos ejercicios con absoluta confianza, seguro de que no le pueden perjudicar en modo alguno, pero insisto en prevenirle que debe limitarse a estos ejercicios y no intente otros más avanzados si no le guía a usted un profesor porque los ejercicios respiratorios caprichosos o mal comprendidos pueden causar mucho daño. En nuestro campo de prisioneros hice que algunos de nuestros compañeros respirasen así.

También adelanté en esta materia y les enseñé a respirar para que no sintieran dolor y esto, unido a la hipnosis, me permitió realizar operaciones abdominales y amputaciones de brazos y piernas, sin anestesia. La falta de ésta nos obligaba a recurrir a ese modo combinado -hipnosis y control respiratorio- para suprimir el dolor. Es un método de la naturaleza, el procedimiento natural para evitar el dolor.


El vuelo de la serpiente emplumada

→libro completo←

serpiente

Muy poca información se tiene sobre el autor del libro, “El vuelo de la Serpiente Emplumada“, escrito por el periodista, traductor y escritor peruano, Armando Cosani Sologuren, y editado por primera vez en 1953, por la Editorial Sol de México.

Lo poco que podemos saber sobre su autor se encuentra en las veladas referencias biográficas que hace en la primera parte del libro.

En esa parte se relata el contacto entre el autor y un extraño personaje del que no se cita su nombre, pero que a través de la lectura del libro todo deja entrever que se trata del discípulo de Jesús, Judas Iscariote (Judas de Kariot).

El autor narra que encontró a este hombre misterioso en un país sudamericano, del que tampoco se cita el nombre (pero por nuestras indagaciones hemos llegado a la conclusión de que es Argentina, hacia el año 1938-1939).

Armando Cosani acudía regularmente a una pequeña iglesia para pedir ayuda a Jesucristo, al que le tenía un amor y devoción muy especiales, aunque él dice que era agnóstico, pero no materialista o ateo. Allí conoce a este hombre enigmático, y poco a poco se hacen amigos íntimos y confidentes.

Después de una serie de problemas con las autoridades de ese país, Cosani fue extraditado a Bolivia, acusado de espionaje.

En La Paz, Armando Cosani mantiene contacto directo con los embajadores de varios países, pero el contacto más importante fue con el presidente Gualberto Villarroel López, asesinado trágicamente de forma muy similar a la de Mussolini, el día que una turba lo depuso del poder, asesinándolo y luego colgando públicamente su cadáver, el 21 de julio de 1946.

Armando Cosani huye de Bolivia ante la grave situación que vive el país, donde su vida corre peligro, y según ciertas informaciones se encuentra en México en el año 1948. Por esa época se integra en el primer grupo de estudio del Cuarto Camino que se formó en latinoamérica, grupo conformado por ingleses, mexicanos y de otras nacionalidades. Este grupo fue creado por Rodney Collin, y según algunas informaciones, citan a Armando Cosani como cofundador junto con Collin (es un dato que no podemos precisar). En la primavera de 1949, a iniciativa de Rodney Collin, se empezaron a hacer las traducciones de los libros de Ouspenski; libros que fueron publicados posteriormente por Editorial Sol, empresa que Collin creó para difundir las ideas del Cuarto Camino. Algunos de los libros de esta editorial que se tradujeron al español por Armando Cosani, son los siguientes: “El Nuevo Hombre” y “El Tiempo Vivo” de Mauricio Nicoll; “Un Nuevo Modelo del Universo” de P.D. Ouspensky.

En 1955 Armando Cosani, junto con Rodney Collin, fundó los grupos del Cuarto Camino en Buenos Aires y Perú, su tierra natal. El único libro que se conoce de Armando Cosani, es “El Vuelo de la Serpiente Emplumada”.

En la contraportada de la primera edición del libro, Armando Cosani escribió: “La verdadera historia de Judas, el hombre de Kariot”.

· El Vuelo de la Serpiente Emplumada · Armando Cosani · Ediciones Sol · 1953 ·

El Vuelo de la Serpiente Emplumada, consta de tres partes.

1ª.- En la primera parte del libro el autor presenta su vida de periodista, profesión a la que se dedicó a causa de una herida de guerra: “Ingresé al periodismo porque tras una de las tantas guerras de este siglo quedé con una pierna tan dañada que me fue imposible reanudar mi profesión en la marina mercante. Por ese entonces, acudía regularmente a una iglesia a pedir ayuda a Jesucristo para salir de su precaria situación económica. Allí conoce al misterioso personaje del que no se cita su nombre, y que como única definición, Cosani dice “todo él era una sonrisa”… Cuando Cosani le preguntó su nombre, aquél le contestó: “Los nombres carecen de importancia, que lo verdaderamente importante está más cerca de nosotros que nuestro propio nombre, que es más real que nuestro nombre. Decía que los nombres son únicamente una conveniencia social, un medio de identificarse. A veces decía que se sentía identificado con ciertas y extrañas abejas de Yucatán, a veces con un Príncipe Canek que había sido amado por una Princesa Sac-Nicté; otras veces solía decir que su amor por el Sol le urgía sentirse del mismo espíritu que cierto Inca llamado Yahuar Huakak cuyas inquietudes él había compartido un tiempo pese a que entre ambos mediase la friolera de unos cuantos siglos. Otras veces me confiaba que estaba enamorado de la sabiduría de Ioanes y de algunas de las cosas de Melchisedec”. Esta primera parte se desarrolla a través de conversaciones llenas de grandes enseñanzas entre el autor y el “maestro” desconocido. Se plasman también en esta parte los acontecimientos que llevaron al autor a pasar de la más absoluta pobreza, al más alto posicionamiento en sociedad, y de nuevo el descenso al trabajo humilde. Al final de la primera parte, Armando Cosani explica cómo llegaron a sus manos “dos escritos” que el hombre misterioso quería que publicase en forma de libro, y que conformarán la segunda y tercera parte del Vuelo de la Serpiente Emplumada. Junto a estos dos documentos hay una extraordinaria carta con indicaciones y consejos para el autor, que es un verdadero llamado AL DESPERTAR: “La Serpiente Emplumada tiene que volar; cuando sepas lo que es el vuelo de la Serpiente Emplumada sabrás qué tienes que hacer; hasta entonces… harás notorio que a través de los siglos vibra el Mensaje de los Inmortales: “¡DESPIERTA! ¡CONOCETE A TI MISMO!”… Si en tu corazón no arde una inquietud que te abrase hasta la consumación de tu cuerpo, no podrás invocar ni a Dios ni al Espíritu Santo. Y no sabes pedir y por eso tu hora aún no ha llegado. ‘Velad y Orad’ fue la herencia que Cristo dejó a los audaces. Velar es hacerlo todo despierto; orar es sentir un ardiente deseo de SER”.

2ª.- La segunda parte del libro trata sobre los misterios de la Sagrada Tierra del Mayad, las enseñanzas secretas de los Mayas. Se cita continuamente en esta parte a la Sagrada Princesa Sac-Nicté, la Blanca Flor del Mayab… La belleza mística y poética de esta parte del libro, es maravillosa.

3ª.- En la tercera parte, el autor presenta la verdadera historia de Judas. De forma sorprendente se narran los acontecimientos del encuentro entre Judas y Jesús, y toda la trama que llevó al desenlace final que todos conocemos: la traición a Jesús. Se nos presenta a Judas, no como un vil traidor, sino como el discípulo más aventajado de Jesús, y el único capaz de desempeñar consciente y voluntariamente el papel de “traidor”…

· No dudes de la duda · El Vuelo de la Serpiente Emplumada ·


Dies irae

 Sin título
Texto original en latín
Dies iræ, dies illa,
Solvet sæclum in favilla,
Teste David cum Sibylla!
Quantus tremor est futurus,
quando iudex est venturus,
cuncta stricte discussurus!
Tuba mirum spargens sonum
per sepulcra regionum,
coget omnes ante thronum.
Mors stupebit et Natura,
cum resurget creatura,
iudicanti responsura.
Liber scriptus proferetur,
in quo totum continetur,
unde Mundus iudicetur.
Iudex ergo cum sedebit,
quidquid latet apparebit,
nihil inultum remanebit.
Quid sum miser tunc dicturus?
Quem patronum rogaturus,
cum vix iustus sit securus?
Rex tremendæ maiestatis,
qui salvandos salvas gratis,
salva me, fons pietatis.
Recordare, Iesu pie,
quod sum causa tuæ viæ;
ne me perdas illa die.
Quærens me, sedisti lassus,
redemisti crucem passus,
tantus labor non sit cassus.
Iuste Iudex ultionis,
donum fac remissionis
ante diem rationis.
Ingemisco, tamquam reus,
culpa rubet vultus meus,
supplicanti parce Deus.
Qui Mariam absolvisti,
et latronem exaudisti,
mihi quoque spem dedisti.
Preces meæ non sunt dignæ,
sed tu bonus fac benigne,
ne perenni cremer igne.
Inter oves locum præsta,
et ab hædis me sequestra,
statuens in parte dextra.
Confutatis maledictis,
flammis acribus addictis,
voca me cum benedictis.
Oro supplex et acclinis,
cor contritum quasi cinis,
gere curam mei finis.
Lacrimosa dies illa,
qua resurget ex favilla
iudicandus homo reus.
Huic ergo parce, Deus.
Pie Iesu Domine,
dona eis requiem.
Amen.
Traducción
Día de la ira, aquel día
en que los siglos se reduzcan a cenizas;
como testigos el rey David y la Sibila.
¡Cuánto terror habrá en el futuro
cuando el juez haya de venir
a juzgar todo estrictamente!
La trompeta, esparciendo un sonido admirable
por los sepulcros de todos los reinos,
reunirá a todos ante el trono.
La muerte y la Naturaleza se asombrarán,
cuando resucite la criatura
para que responda ante su juez.
Aparecerá el libro escrito
en que se contiene todo
y con el que se juzgará al mundo.
Así, cuando el juez se siente
lo escondido se mostrará
y no habrá nada sin castigo.
¿Qué diré yo entonces, pobre de mí?
¿A qué protector rogaré
cuando apenas el justo esté seguro?
Rey de tremenda majestad
tú que, salvas gratuitamente a los que hay que salvar,
sálvame, fuente de piedad.
Acuérdate, piadoso Jesús
de que soy la causa de tu calvario;
no me pierdas en este día.
Buscándome, te sentaste agotado
me redimiste sufriendo en la cruz
no sean vanos tantos trabajos.
Justo juez de venganza
concédeme el regalo del perdón
antes del día del juicio.
Grito, como un reo;
la culpa enrojece mi rostro.
Perdona, Señor, a este suplicante.
Tú, que absolviste a Magdalena
y escuchaste la súplica del ladrón,
me diste a mí también esperanza.
Mis plegarias no son dignas,
pero tú, al ser bueno, actúa con bondad
para que no arda en el fuego eterno.
Colócame entre tu rebaño
y sepárame de los machos cabríos
situándome a tu derecha.
Confundidos los malditos
arrojados a las llamas voraces
hazme llamar entre los benditos.
Te lo ruego, suplicante y de rodillas,
el corazón acongojado, casi hecho cenizas:
hazte cargo de mi destino.
Día de lágrimas será aquel renombrado día
en que resucitará, del polvo
para el juicio, el hombre culpable.
A ése, pues, perdónalo, oh Dios.
Señor de piedad, Jesús,
concédeles el descanso.
Amén.

Tal como fue (Lobsang Rampa)

T. Lobsang Rampa:

Todos mis libros son fidedignos, y eso lo he sostenido frente a implacables persecuciones y calumnias.

En todas las épocas, empero, la gente sensata e inteligente ha sufrido persecuciones e inclusive ha sido torturada y ejecutada por decir las cosas tal cual eran. Hubo un hombre muy sabio a quien poco faltó para que lo quemaran en la hoguera por atreverse a afirmar que la Tierra giraba alrededor del Sol, en vez de decir —como enseñaban los clérigos— que era el centro de la Creación y todos los astros se movían en torno de ella. El pobre pasó momentos espantosos —como que lo sometieron al tormento del potro y demás— y se salvó de que lo cocinaran porque se retractó.

También, hubo gente, que, por descuido, se puso a levitar en el momento menos favorable, delante de individuos de los menos favorables y con los resultados menos favorables. En consecuencia, la despacharon de diversas e impresionantes maneras por dejar que se supiera que se diferenciaban de la chusma. Algunos, además de pertenecer a “la chusma” son vulgares, especialmente si se trata de periodistas..

A los humanos de la peor ralea —ustedes saben a quiénes me refiero— simplemente les encanta arrastrar a los demás a su mismo nivel, pues no pueden soportar la idea de que haya alguien distinto de ellos; de manera que, como maníacos, se ponen a gritar ” ¡Muera, muera! ” Y, en vez de tratar de probar que a tal individuo le asiste razón, pues. . . siempre tienen que demostrar que está equivocado.

A la prensa, en particular, le gusta lanzarse a la caza del brujo y perseguir a las personas con el fin de causar sensación. Esos disminuidos mentales que son los periodistas carecen de talento para pensar que, “después de todo, algo puede haber en esas cosas”.

Edward Davis, el “polizonte norteamericano de más agallas”, escribió en el True Magazine de enero de 1975: “En general, los medios de comunicación están formados por un hatajo de frustrados autores de obras de imaginación. Dicho de otra manera, el periodismo está colmado de ‘picassianos’ que sacan su caja de pinturas y hacen un retrato que pretende ser el mío, pero que nadie reconoce, excepto el tipo malintencionado“. El señor Davis, bien se ve, no le tiene afecto a la prensa. Ni yo tampoco y ambos tenemos buenas razones para ello. Cierto periodista me dijo: “¿La verdad? La verdad jamás ha hecho que se vendiese un diario. Lo sensacional, si. A nosotros no nos preocupa la verdad: vendemos lo que causa sensación”.

Después de la publicación de El tercer ojo — ¡libro veraz! —, “extrañas criaturas salieron reptando del maderamen” y, con sus plumas impregnadas de veneno, se pusieron a escribir libros y artículos con el fin de atacarme. Quienes blasonaban de “peritos” declararon que aquello era falso, en tanto que sus demás congéneres decían que esto era verdad, pero que aquello era falso. No hubo dos “entendidos” que coincidieran.

Los “investigadores” viajeros se echaron a andar entrevistando a personas que jamás me habían visto y dándose a la tarea de esbozar historias enteramente imaginarias. Tampoco ellos, los “investigadores”, me habían visto nunca: los periodistas, ávidos de sensacionalismo, urdieron “entrevistas” que jamás se habían llevado a cabo y hasta fraguaron una con la señora Rampa y citaron —falsamente, claro está— palabras suyas, según las cuales declaraba que el libro era pura ficción. Ella no dijo tal cosa; jamás lo hizo. Lo que afirmamos, tanto uno como otro, es que todos mis libros son veraces.

Con todo, jamás la prensa, ni la radio, ni los publicistas me han concedido la oportunidad de expresar mi punto de vista sobre el particular. ¡Jamás! Ni se me ha invitado a concurrir a la televisión ni a la radio para decir la verdad.

Como muchos de los que me precedieron, he sido perseguido por ser “distinto” de la mayoría. De este modo el hombre aniquila a quienes podrían prestar un servicio a la Humanidad con sus especiales conocimientos o experiencias particulares. Porque nosotros, los Excepcionales, podríamos, si nos dejaran, hacer retroceder las fronteras del conocimiento y permitir que avanzara el saber humano acerca del hombre.

La prensa me presenta enclenque y peludo, robusto y calvo, alto o bajo, delgado o grueso. Además, según las “fidedignas” informaciones periodísticas, ora soy inglés, ora ruso, un alemán a quien Hitler envió al Tíbet, hindú, etc. ¡Vaya con las “fidedignas” informaciones periodísticas! Nada, nada en absoluto, excepto la Verdad. . . Y esa verdad está en mis libros. Muchos embustes se han dicho acerca de mí. Muchas son las fantasías absurdas que se han urdido, mucho el sufrimiento ocasionado, mucho el dolor… Mas, aquí, en este libro, se halla la Verdad. Y la relato… Tal como fue.

Tal como fue


Parábola del colibrí

colibri

colibrí sagrado

El bosque está en llamas y
mientras todos los animales
huyen para salvar su pellejo,
un colibrí recoge una y otra
vez agua del río para verterla
sobre el fuego.

“¿Es qué acaso crees que con
ese pico pequeño vas a apagar
el incendio?”
-le pregunta el León.”

Yo sé que no puedo solo
-responde el pajarito-
Pero estoy haciendo mi parte.”

Betinho


Carta de un león a otro

 

Perdona hermano mío
si te digo
que ganas de escribirte
no he tenido

no se si es el encierro
no se si es la comida
el tiempo que ya llevo
en esta vida

lo cierto es que el zoológico deprime
y el mal no se redime sin cariño
si no es …por esos niños que acercan su alegría
seria mas amargo todavía

a ti te ira mejor , espero
viajando por el mundo entero
aunque el domador, según me cuentas
te obligue a trabajar mas de la cuenta

tu tienes que entender ,hermano
que el alma tiene de villano
el no poder mandar a quien quisieras
descargan su poder sobre las fieras

Muchos humanos
son importantes
silla mediante
látigo en mano

pero volviendo a mi
nada a cambiado
aquí desde que fuimos
separados….

hay algo sin embargo
que noto entre la gente
parece que miraran
diferente…

sus… ojos han perdido algún destello
como si fueran ellos
los cautivos
yo se lo que te digo
apuesta lo que quieras,
que afuera tienen miles de problemas

caímos en la selva hermano
y mira en que piadosas manos
el aire esta viciado de humo y muerte
y quien anticipar puede su suerte

volver a la naturaleza
seria su mayor …riqueza
allí podrán amarse libremente
y no hay ningún zoológico de gente

cuídate hermano…
yo no se cuando
pero ese día
viene llegando.
Interpreta: Julia Zenko

carta de un leon a otro


El Reino Dévico y los Espiritus de la naturaleza


El origen de la Quinua

En muchas de las historias narradas por los antiguos habitantes de los Andes, se habla de la aparición de un grano muy poderoso que por sí solo calmará el hambre, después de situaciones climáticas difíciles, tormentas de nieve o largas sequías.

Varias culturas hablan de su origen en sus territorios, los Aymaras de Bolivia cuentan su nacimiento al lado del lago Titicaca, los Incas también lo sitúan en sus tierras, otros afirman que fue en el terreno Chibcha y de allí se expandió hacia todos los Andes. Lo cierto es que los mitos de todas las culturas andinas lo pregonan: “es el grano madre de un territorio; los Andes”.

La quinua se usó también como planta medicinal para el tratamiento de abscesos, hemorragias y luxaciones. Las poblaciones nativas la involucraron en sus ceremonias religiosas, teniendo objetos de adoración que se llamaron “Quinuamamas”.

La quinua era considerada sagrada, su origen –como lo relatan los más antiguos– provenía de los dioses. Una de las leyendas Aymaras cuenta cómo el zorro la probó en un festín en los espacios divinos de los dioses Aymaras y no se resistió a la magia de este grano, por lo que la robó y la trajo a la tierra, los dioses permitieron entonces que la sembraran.

Para las culturas que se desarrollaron a orillas del Titicaca a 4.000 metros de altura, la quinua era el alimento más importante, fue la base alimentaria y era el grano principal de la cultura Tiahuanaco desde donde partieron los futuros creadores del Tahuantinsuyo, se cuenta de la gran longevidad que alcanzaban los pobladores del Titicaca, esto sin duda por el cotidiano consumo de quinua.

SOBRE SU ORIGEN

Narrado por Alipio Chipana

Dicen, que antiguamente la gente aymara podía encontrarse y conversar hasta con las estrellas.

De allí relatan que en tiempos muy antiguos, en las cercanías del Lago Titicaca, en la temporada en que las chacras empezaban a tener los primeros productos, por las noches alguien arrancaba las matas de las papas, pero había un joven que cuidaba las chacras, por lo que una noche quiso sorprender al ladrón de las chacras.

Así en la noche aparecieron varias jóvenes campesinas, entonces atrapó a una de ellas, huyendo las demás, por lo que de inmediato tenía que llevarla donde el mayku, pero casi al amanecer la joven se convierte en ave y se va volando hacia lo alto hasta llegar a donde sus compañeras que eran las estrellas, de lo que el joven se quedó admirado.

Pero al día siguiente se fue donde el cóndor para suplicarle que lo llevara donde las estrellas que habían huido de la tierra, entonces el cóndor lo condujo a donde la joven estrella.

Ella vivió junto al joven alimentándolo con quinua, así el joven quería regresar a la tierra para ver a sus padres.

La estrella envió quinua, desconocida en la tierra.

Desde entonces se siembra la quinua para que sirva de alimento al aymara, producto que hasta entonces era desconocido por la humanidad.


Sabiduría olvidada

sabiduria

Quien empieza a desintegrar sus defectos psicológicos empieza a salirse del círculo vicioso donde se encuentra  metida toda la Humanidad.

Entonces puede conocer otras realidades y conectarse con la humanidad solar.

Todo ser humano lleva dentro una Chispa Divina que se llama Alma o Esencia, y que es la que le impulsa para emprender un trabajo espiritual.

La Esencia o Alma se encuentra atrapada entre todas las maldades o defectos psicológicos.

La maldad que la humanidad encierra adentro está simbolizada por los pecados capitales de los que habla la Bilblia: la lujuria, la venganza, la ira, el orgullo, envidia, etc.

Estos defectos son los que dominan a la Humanidad y son los responsables del estado penoso y lamentable en que se encuentra el planeta Tierra y las gentes que lo habitan.

Todos los días, los defectos afloran y se manifiestan en las gentes  infinidad de veces a través de miles de detalles que pasan desapercibidos.

Las gentes no son capaces de ver que la situación que atraviesan es el resultado de su propia conducta.

Las manifestaciones diminutas de cualquier defecto, son su alimento.

Es necesaria la auto-observación para a ver los miles de  detalles negativos.

Detalles negativos son los malos pensamientos, el odio, la envidia contra otras personas, la ambición, la codicia, y muchos otros.

Hay que empezar a desintegrarlos seriamente.

Con el trabajo de la desintegración de los defectos, la Esencia va creciendo, se va fortificando.

Existe otra chispa divina dentro de nosotros llamada la Madre Divina, y con su ayuda podemos desintegrar los defectos.

Por diminuto que sea el detalle se debe pedir a la MADRE DIVINA interna: “Madre mía, desintégrame este defecto”.

A través del trabajo de la auto-observación y apelando a la Madre Divina podemos ir despertando y abandonando el círculo vicioso donde se encuentra metida la Humanidad.

Este trabajo es para hacerlo en todo momento, es decir, de instante en instante.

Con este trabajo se adquiere la Castidad Científica y se aprende a amar a la Humanidad.

La desintegración de los defectos y el desdoblamiento astral es el único camino que le queda a la Humanidad.

esclavitud


Nessun dorma

tundarot

He aquí el relato y el significado de “Nessun Dorma” (acto final de la ópera Turandot, de Puccini)

Pueblo de Pekín! Esta es la ley:

Turandot, la Pura, será la esposa de aquel que, siendo de sangre real, resuelva los tres enigmas que ella le propondrá. Pero el que afronte la prueba y resulte vencido ofrecerá al hacha su cabeza soberbia.
Así reza el edicto impuesto por la bella pero fría y sanguinaria princesa Turandot y que ha llevado a la muerte a decenas de aspirantes subyugados por su inigualable belleza.
El príncipe Calaf se ha sometido a la difícil prueba y ha logrado resolver los tres misteriosos enigmas de Turandot. ¿Cuáles son?:

-¿Qué es lo que nace cada noche, muere cada amancer para renacer en el corazón? La esperanza.

-¿Qué brilla, es impetú y ardor como una llama, pero no es fuego? La sangre.

-¿Qué es como el hielo, pero te hace arder? El hielo que enciende tu llama: Eres tú Turandot.

Ahora le toca reclamar la mano de la fría princesa, quien ha quedado a merced del hasta entonces desconocido vencedor. Pero la derrotada princesa rehúsa a cumplir con el juramento sagrado que la obliga a ser esposa del hombre que adivine sus enigmas, por lo que ruega a su padre, el emperador de China, que no la entregue al extranjero.
El desconocido príncipe, viendo temblar de miedo a la princesa por primera vez, le propone un enigma: “Mi nombre no sabes, dime mi nombre… dime mi nombre y al alba moriré”.
Nessun dorma (Nadie duerma) ¡Nadie duerma! Los heraldos de la princesa Turandot esparcen el decreto por todo Pekín. Nadie dormirá esa noche hasta que se encuentre a alguien que conozca el nombre del extranjero.
Mientras Turandot y sus guardias recorren la ciudad atemorizando a la gente en su afán de descubrir el nombre de Calaf, éste, posado en una escalera, contempla las estrellas y, seguro de su victoria, espera con ansia la llegada de la mañana. Llegado el alba sin que Turandot haya adivinado el nombre, Calaf le declara su amor, pero la princesa le ruega que parta, pero él rehúsa y le confiesa su nombre; Turandot, conmovida por su sinceridad, proclama que el verdadero nombre del desconocido es: Amor.

 

Turandot “Nessun dorma” Puccini
¡Que nadie duerma!
¡Que nadie duerma!
¡Tú también, princesa,
en tu fría estancia
mira las estrellas que tiemblan
de amor y de esperanza!
¡Mas mi misterio
se encierra en mí,
mi nombre nadie sabrá!
¡No, no, sobre tu boca lo diré,
cuando resplandezca la luz!
¡Mi beso deshará
el silencio que te hace mía!
VOCES FEMENINAS
¡Su nombre nadie lo sabrá…
y nosotros, ay, debemos morir! ¡Morir!
CALAF
¡Noche, disípate!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Estrellas, ocultaos!
¡Al alba venceré! ¡Venceré, venceré!


Juana de Arco


Juana de Arco (1412-1431),
 la “Doncella de Orleans”

Dama adepto de a la Fraternidad Blanca, cuando murió en la hoguera, se encontró rodeada de maestros que la llevaron al Templo de Bohemia (Alemania).

dama de orleans

En el libro titulado “Una aventura en la mansión de los adeptos rosacruces”, Franz Hartman nos cuenta su encuentro con la doncella de Orleans en el Templo de Bohemia:

« Pedí a la dama la explicación de su pasada vida tal y como fue antes de alcanzar el adeptado. Me es doloroso, respondió Leila (Juana), vivir de nuevo en los recuerdos del pasado. Quizás nuestra hermana Helena os explicará los detalles concernientes a la suya. Sonrió la interpelada y dijo: lo haré de buena gana, para procurar un placer a nuestro visitante; pero mi vida carece de interés comparada con la vuestra, si queréis principiar vos yo proseguiré la relación de la mía.

Bien, respondió Leila, pero para simplificar detalles y ahorrar tiempo os mostraré su representación en el escenario de la luz astral, fijad la vista en la mesa que tenéis delante. Miré sobre la superficie de la redonda mesa de mármol, colocada en el centro de la glorieta y al momento vi aparecer sobre la reluciente y lisa superficie la visión vivida de un campo de batalla. Allí se divisaba el ejército combatiente empuñando lanzas y espadas, la caballería y la infantería, los caballeros de bruñida armadura y los soldados rasos. Recrudece la batalla: muertos y heridos cubren la tierra y los soldados de la izquierda principian a ceder terreno, mientras los de la derecha avanzan. Súbitamente, aparece a la izquierda del cuadro la figura hermosa de una mujer revestida de luciente armadura, empuñando en una mano la espada y con la otra sosteniendo una bandera. Sus facciones me parecieron las de la dama adepto, enardecido con su presencia el ejército de la izquierda pareció cobrar nuevos bríos, en tanto que el pánico cundía entre el enemigo hasta obligarle a emprender la huida ante el empuje de los otros. Se oye un grito de triunfo y se desvanece la escena.

Luego surge otra escena sobre la mesa, parece el interior de una iglesia católica, están reunidos buen número de dignatarios eclesiásticos y seglares, caballeros y nobles, obispos y sacerdotes, multitud de gentes. Ante el altar se arrodilla un caballero con todas sus armas que parece el rey, y un obispo revestido con todos sus ornamentos pontificiales, le ciñe una corona de oro. Junto al rey está la mujer de nobles facciones, que sonríe con aire de triunfo, resuena una solemne música mientras la corona ciñe las sienes del rey, y al levantarse millares de voces le vitorean. La escena se desvanece.

La siguiente representa un torreón repleto de instrumentos de tortura, como los que servían en los tiempos inquisitoriales, se ven hombres vestidos de negro en cuyos ojos llamea el fuego del odio. Hay otros vestidos de rojo que seguramente son los verdugos, aparecen algunas gentes con antorchas y en medio esta Leila, encadenada, que mira a los hombres vestidos de negro con aire de piadoso desdén. Le hacen algunas preguntas necias, a las que ella no quiere responder y entonces la torturan cruelísimamente. Aparté la vista y al volver a mirar había desaparecido la escena, otra apareció sobre la mesa.

A un lado, un enorme montón de leña, en mitad del cual se erguía un poste al que se hallaba atada una cadena, una procesión se aproxima, compuesta de viles monjes y custodiada por soldados. La multitud rodea la pira, pero se aparta para dar paso a la procesión, en medio de los monjes y del verdugo avanza Leila, pálida y enflaquecida por las privaciones y la tortura. Lleva las manos atadas y una cuerda le rodea el cuello, se encarama sobre los leños y ya en su cima, la atan al poste. Trata de hablar pero los malvados monjes, puestos en oración, le echan agua en la cara para obligarla a permanecer silenciosa. El verdugo aparece empuñando una tea ardiente y la leña comienza a chisporrotear, y el fuego llamea en torno al cuerpo de la hermosa mártir… y no quise ver más, me cubrí el rostro con las manos, sabía quien era Leila.

Repuesto de la impresión de tan horrible espectáculo, expresé a Leila mi admiración por su valor y virtud, había siempre admirado en su carácter histórico y anhelado conocer su auténtico relato. Y ahora se erguía ante mi el original vivo, joven y fuerte, noble y bello, y sin embargo, según el conjunto mundano, contando cuatrocientos cincuenta años…»

juana

UNA JOVEN GUIADA POR EL ARCANGEL SAN MIGUEL.

Contexto Histórico

I. Introducción.

Durante esta plática les invitamos a visitar, aquello que los historiadores han llamado la Edad Media. Una época que se caracterizó por los grandes ideales caballerescos, en donde los hombres partían a la guerra para defender valores espirituales y religiosos. La historia de Juana de Arco, se sitúa en el reino de Francia al final de la Edad Media y más exactamente, en el siglo XV.

No vamos a profundizar sobre el contexto histórico de este evento, pues lo que nos interesa antes que todo, es la historia de Juana de Arco desde un ángulo de observación más profundo, más esotérico. Sin embargo, veamos brevemente cuales son las circunstancias históricas que rodean a nuestro personaje.

Cuando Juana nace, alrededor del año 1412, el reino de Francia esta dividido por conflictos internos y bajo la opresión de una invasión Inglesa. El rey de Inglaterra Enrique V, quiere apoderarse de la corona de Francia y para ello obligará a los reyes de Francia, Carlos VI y su esposa Isabel, a firmar un tratado en el cual ceden al rey de Inglaterra la sucesión del reino, privando así a su propio hijo, el “delfín” Carlos, de la corona de Francia.

El legitimo heredero de la corona, que en la época recibía el titulo de “delfín”, se ve obligado a partir de Paris para encontrar refugio en territorio libre. A la muerte de su padre, el “delfín” Carlos, establecido en territorio libre se proclama rey de Francia…, sin embargo, no puede recibir la consagración que le daría su total legitimidad, porque esta tiene que llevarse a cabo en la catedral de la ciudad de Reims, la cual se encuentra en territorio ocupado. Para el pueblo cristiano de Francia, mientras el heredero no haya sido ungido no es rey, mas continúa siendo considerado como el “delfín” (es decir “el heredero”). Juana se servirá de este titulo para nombrarlo hasta el día de su coronamiento en la catedral de Reims el 17 de julio de 1429.

El duque de Borgoña, vasallo del rey de Francia, es un Príncipe que gobierna un vasto territorio y que en los últimos decenios ha acumulado mucho poder. Desgraciadamente el duque de Borgoña se hará aliado de los Ingleses y es con el apoyo de los borgoñones que ellos conseguirán invadir el reino de Francia, ocupando un vasto territorio al norte del río Loira en el cual están incluidas las ciudades de Paris y Rouen, ciudad en la cual los invasores establecerán su capital.

Esta es entonces la situación del reino. Un poco más de 35 años de incertidumbre y aflicción para el pueblo de Francia, que ha visto como poco a poco la situación del reino se deteriora hasta llegar a un estado francamente calamitoso. Situación en donde además de los conflictos bélicos han aparecido bandas de asaltadores y ladrones que asolan los pueblos y los campos y en donde las alarmas de la llegada de la armada enemiga, obliga a los habitantes a buscar refugio en la fortaleza más cercana…

En este contexto histórico, solo nos queda agregar un elemento más y es que en octubre de 1428, los ingleses deciden atacar la ciudad de Orleáns, el éxito de este cometido les libraría el paso del río Loira, asegurándoles la entrada en la región central del reino. La victoria les permitiría también apartarse del heredero legítimo, el delfín Carlos, quien no ha podido, desde 1422, recibir su coronación y que vive en el territorio del otro lado del Loira, amparado entre las ciudades de Bourges, Chinon y Loches.

Los habitantes de Orleans, que temían desde hace tiempo este ataque habían tomado algunas precauciones lo cual les permitió resistir al invasor, sin embargo, la ciudad esta cercada en toda su frontera norte y oeste. El sitio de la ciudad de Orleans durara seis meses, siendo la intervención de Juana de Arco la que pondrá fin a este evento.

juana de arco

II. Biografía de Juana de Arco.

En el noreste de Francia, en la ribera del río Mosa y prácticamente sobre la frontera con el Imperio Germánico, se encuentra un pueblito llamado “Domrémy”. Son los eventos acaecidos en el siglo XV, los que darán a esta pequeña aldea su marca de nobleza. Es en Domrémy donde la admirable maestra, tomará cuerpo físico el año 1412. Juana es la cuarta de cinco niños de Jacques d’Arc, un campesino de buena situación y de Isabelle Romée. Sus amigos y la familia la llaman con el diminutivo usual de Juanita.

Numerosos son los documentos de la época que nos permiten conocer la vida de Juana de Arco. Testimonios y crónicas se encuentran archivados en las bibliotecas de Francia y del extranjero.

Todos los testimonios de los habitantes de Domrémy concuerdan. Juana, es una niña campesina como las otras y realiza los trabajos de las niñas de su condición, es decir fundamentalmente las tareas domesticas, los trabajos en el campo para ayudar a su padre y hermanos, y en la época de las cosechas, guarda y lleva a pastar a las ovejas.

Es a la edad de trece años, es decir, alrededor del año 1425 cuando ella escuchará un llamado insólito : una voz, sobre la cual ella dirá mas tarde que es la voz de san Miguel, le habla del “estado lamentable en que se encuentra el reino de Francia” y la exhorta a “ir en auxilio del rey de Francia“. Esta especie de llamado va a renovarse dos a tres veces por semana. A través de estas apariciones, el Arcángel Miguel le enviara dos Santas que vendrán a instruirla en su ministerio, ellas son: santa Catalina y santa Margarita. Juana guarda en secreto estas experiencias y responde a este llamado, haciendo votos de virginidad. Como ella misma lo dirá mas tarde: “La voz me decía que debía ir a Francia y que no podía retrasarme más, la voz me decía que yo liberaría Orleans del estado de sitio, la voz me dijo también que fuera a ver a Roberto de Baudricourt en la fortaleza de Vaucouleurs, que él me daría gente que iría conmigo.” Esta fortaleza se encuentra a unos veinte kilómetros de Domrémy, la aldea en donde vivía Juanita y su familia.

juana de arco

Podemos decir que Juanita comenzó su ministerio público a la edad de 16 años, cuando en mayo de 1428 visita por primera vez a Roberto de Baudricourt en la fortaleza de Vaucouleurs

Después de nueve meses y al cabo de tres visitas, ella logra convencer al capitán de Baudricourt de darle una escolta para dirigirse a Chinon, en donde reside Carlos, el futuro rey de Francia que ella llamara con el apelativo del “delfín”, es decir el “heredero”.

Para hacer frente a su nueva vida y bajo los consejos del Arcángel Miguel y las santas Catalina y Margarita, Juana cambiará su vestido por ropa masculina y cortará sus cabellos como los pajes. Todo esto, como ella misma dirá mas tarde, para proteger su pudor.

El viaje durará 11 días recorriendo 600 km. a caballo y su llegada tendrá lugar el 6 de marzo. Juana es recibida después de dos días de espera. Al final del tercer día se le permite entrar en la gran sala del castillo de Chinon. Ella no conoce al “delfín” puesto que nunca antes lo ha visto, sin embargo, a pesar de que el “delfín” Carlos quiso disimularse entre sus súbditos, ella se dirige directamente él y sin vacilaciones, le expone lo esencial de su mensaje : “Gentil delfín, me llamo Juana la doncella y el rey de los cielos me envía para decirte que serás consagrado y coronado en la ciudad de Reims “, y después de algunas preguntas del rey, ella agrega : “Yo te digo de parte de mi Señor, que tu eres el verdadero heredero de Francia e hijo de rey y el me ha enviado a ti para que yo te conduzca a Reims para que puedas recibir tu corona y tu consagración, si tu lo quieres“.

No es difícil de imaginar el efecto que estas palabras tuvieron sobre ese joven delfín de 26 años que desde la muerte de su padre ha vivido entre incertidumbres y dificultades. La conversación continuó en forma privada y el contenido de las revelaciones que Juana pudo hacerle al joven delfín quedaron en el más profundo secreto, sin embargo los testigos dicen que después de haberla escuchado, Carlos estaba resplandeciente.

No obstante, Carlos decide tomar ciertas precauciones para protegerse de cualquier superchería, por lo cual solicita que un concejo de teólogos, clérigos y prelados reunidos en Poitiers examinen a la doncella. Es así como Juana será interrogada durante tres semanas, en el curso de las cuales, algunas mujeres fueron designadas para vigilar discretamente el comportamiento de la joven y verificar su virginidad. Era pues necesario verificar que aquella que se hacia llamar la doncella, es decir la virgen, lo era efectivamente. El conjunto de pruebas fueron convincentes. Las conclusiones de maestros y doctores que la interrogaron, declaran que en Juana no se encuentra más que “bien, humildad, virginidad, devoción, honestidad y simplicidad“.

Una vez que la autenticidad de su fe es reconocida por los jueces de Poitiers, Carlos decide aceptar los consejos de la doncella y de utilizarla en un nuevo esfuerzo de guerra para liberar Orleans. Entonces Juana es conducida a la ciudad de Tours, en donde Carlos hace confeccionar para ella una armadura blanca de acero bruñido, así como todos los equipamientos de un capitán. Ella misma pide que le sea confeccionado un estandarte que representa al Salvador sentado en su trono y acompañado de dos Ángeles que sostienen cada uno una flor de Lys (símbolo de realeza). También pide la confección de otro estandarte representando al Cristo sobre la cruz, que será llevado por el capellán y sacerdotes que siguen a la armada, de manera que ellos puedan reunir a las tropas para exhortarles a tener un buen comportamiento y a tomar refugio en la confesión. Toda una armada le es asignada, así como un intendente, dos pajes y dos heraldos (o mensajeros).

En adelante, la muchachita campesina de Domrémy, es un jefe de guerra que desempeñará su misión divina con celeridad sorprendente y eficacia prodigiosa. Ante las miradas sorprendidas de capitanes y nobles, Juana muestra que no solo es capaz de montar a caballo como una magnifica amazona, sino que además era capaz de manejar la espada y la lanza con gran destreza, sin embargo, ella nunca se servirá de arma alguna. La primera vez que el duque Juan de Alençon la vio montar a caballo y correr con la lanza para efectuar ejercicios de preparación quedo tan impresionado, que inmediatamente después le obsequio un caballo de su propia cuadra.

Otro noble de la época dice: “Fuera de los hechos de guerra, ella parecía simple e ignorante. Sin embargo para dirigir y disponer los batallones y sobre las cosas de guerra, para ordenar las armadas en posición de batalla y exaltar a los soldados, ella se conducía como si hubiera sido el capitán más hábil del mundo, como si toda su vida hubiese sido instruida en la guerra.

El duque de Alençon agrega: “Todos nos sorprendíamos de verla desplegar en la guerra, la habilidad y la visión de un capitán de treinta años en ejercicio, pero lo que mas admirábamos, era su manejo de la artillería en donde tenia una habilidad consumada en este arte“. Es interesante saber que el uso de la artillería era reciente y que por lo tanto Juanita no pudo ser instruida por ningún hombre de la época.

La primera batalla que la doncella tuvo que librar, fue contra el escepticismo y rechazo de los otros capitanes y jefes de guerra, los cuales no estaban dispuestos a discutir sobre cuestiones de estrategia y de guerra con una muchachita campesina, humilde y sin lugar a dudas para ellos, ignorante. Los consejeros y hombres de confianza de Carlos también representaron un gran obstáculo, puesto que motivados por intereses y ambiciones personales, los dos personajes más cercanos al futuro rey: Georges de la Trémoille y Regnault de Chartres, se opondrán sistemáticamente a todas las iniciativas propuestas por Juana llevando a Carlos continuamente a la confusión y la duda.

El viernes 29 de abril Juana hace su primera entrada en la ciudad de Orleans, que está sitiada por los ingleses desde hace más de seis meses. En esta ciudad Juana toma contacto con los otros jefes de guerra que apoyan a Carlos y a pesar de que ellos quieren dejarla al margen de sus reuniones y consejos de guerra, ella logra imponer sus puntos de vista en lo que concierne a la liberación de Orleans y a la campaña que deberá llevarse a cabo a lo largo de todas las fortalezas del río Loira, para despejar la ruta hacia Reims, ciudad de la consagración de reyes y reinas.

Nueve días después de su entrada a Orleans y después de haber librado cruentas batallas, la ciudad de Orleans será completamente liberada y el 8 de mayo de 1429, Juanita llevando con ella su estandarte, entrará nuevamente en la ciudad bajo las ovaciones de la multitud agradecida. Varias otras victorias sobre las posiciones inglesas y Borgoñonas seguirán a esta de Orleans, las cuales permitirán de avivar el sentimiento nacional y devolverle la confianza al delfín Carlos, para dirigirse a la ciudad de Reims, la cual se encuentra en territorio ocupado. El camino lo efectuara acompañado de Juana y de su “Armada de la consagración”, a la cual se sumara en el trayecto una multitud siempre creciente. Tal como Juana le anunciara de antemano, las ciudades por las cuales fueron pasando le irán brindando una a una su apoyo. Todo el mundo quiere ver al nuevo rey recibir su consagración y su corona, pero también el pueblo quiere ver a esta muchachita campesina, enviada por la divinidad para restablecer el orden y la paz en esas tierras.

La consagración tendrá lugar el 17 de julio y la ceremonia se realizó con gran pompa. Un testigo del evento nos narra: “La doncella se mantuvo siempre junto al rey, sosteniendo en su mano el estandarte. Y fue una cosa magnifica de ver los bellos modales que tenia el rey y también la doncella“.

Cinco meses después de su partida de Veaucouleurs la misión que Juanita anunciara al delfín a su llegada a Chinon y delante de los jueces de Poitiers, esta cumplida: el rey legítimo, Carlos VII, vuelve después de recibir su coronación y su consagración. Ella misma al final de la ceremonia se pone de rodillas y le dice al rey: ” Noble Rey, la hora a llegado en que la voluntad de Dios ha sido ejecutada, el cual quiso que yo os trajera a esta ciudad de Reims, para recibir vuestra santa consagración, mostrando de esta manera que vos sois un verdadero rey y al cual, el reino pertenece“.

A partir de este momento el rey cae nuevamente entre dudas y vacilaciones. Sus consejeros: Georges de la Trémoilles y Regnault de Chartres, logran alejarlo de la influencia y consejo de Juana. Un proceso lento de treguas y transacciones diplomáticas se instalan, las cuales obstaculizan la acción de Juana y condenan a una armada desbordante de entusiasmo a la inacción.

El duque de Alençon y Juana deciden efectuar una tentativa para liberar Paris, desgraciadamente la acción no tiene éxito y Juana es herida. El rey Carlos VII, engañado por sus consejeros y por el duque de Borgoña, ha optado por el camino diplomático y el 21 de septiembre ordena la disolución de la “Armada de la consagración”. Juana es así aislada, separada de los otros jefes de guerra los cuales desprovistos de su influencia, perderán toda hegemonía.

El consejero del rey, Regnault de Chartre llegará incluso a nombrar otros capitanes, entre los cuales se encuentra Guillaume de Flavy, el cual será destinado a la ciudad de Compiègne. Esta ciudad se encuentra sitiada y algunos meses más tarde Juana tratara de liberarla acompañada de una armada que ella misma ha contratado. Replegándose después de un enfrentamiento contra tropas Borgoñonas que rodean la ciudad de Compiègne, su armada busca refugio en el interior de los muros que la protegen. Como es su costumbre, Juana se pone en la retaguardia para proteger la retirada de su armada, y cosa insólita, el gran numero de la armada logra entrar en la ciudad, pero el capitán de Flavy, responsable de Compiègne, ordenara el cierre de las puertas antes de que Juana y el pequeño grupo que la acompaña en la retaguardia logren pasar. El beso de Judas se ha posado sobre la Maestra de Arco.

El 24 de Mayo de 1430 a la edad de 18 años, Juana es hecha prisionera delante de Compiègne. El precioso botín esta en manos de los soldados de Jean de Luxembourg, el cual es vasallo del duque de Borgoña. La alegría de los ingleses es enorme, pues no existe ningún capitán ni jefe de guerra al que teman más que a esta joven doncella.

Al cabo de seis meses Jean de Luxembourg, seguramente presionado por su señor el duque de Borgoña, acepta entregar a los ingleses la valerosa doncella. Seis meses durante los cuales el rey Carlos, no realiza ningún gesto para rescatarla. 10.000 libras es el precio de la traición, 10.000 libras que los Ingleses pagarán a Jean de Luxembourg para obtener aquello que no tiene precio. Desde tierra santa nos resuenan como un eco los treinta denarios y la cruz.

El 23 de diciembre es conducida y encerrada en el castillo de Rouen, feudo en manos de los ingleses y enseguida encomendada al tribunal de Inquisición presidido por el obispo Pierre Cauchon, colaborador incondicional de los ingleses. Juana es sometida a un largo proceso de herejía. El Proceso de Inquisición comenzara el 9 de enero y durara cinco meses, durante los cuales Juana será interrogada maltratada y torturada. Finalmente Juana será acusada de haber recaído en herejía. La excusa es que ella ha vuelto a usar ropas masculinas. En efecto, Juana había aceptado ponerse una vestimenta de mujer, a cambio de que se le permitiera ir a la iglesia a escuchar misa y recibir la eucaristía. Sin embargo sus jueces no cumplieron su promesa y cuando los guardias ingleses la vieron vestida de mujer, quisieron abusar de ella. Es así como Juana será declarada hereje y en recaída de herejía. Será condenada a la hoguera y quemada viva en la plaza del Mercado Viejo de Rouen el 30 de Mayo de 1431. Juanita solo tiene 19 años.

Durante los años que seguirán a la muerte de Juana, los diferentes Jefes de Guerra harán tentativas aisladas de combate, sin especial relevancia. Felizmente en 1433 tendrá lugar un atentado en el interior de la corte, que pondrá fuera de circulación a “de la Tremoille”. Una vez que este funesto personaje es alejado del rey, Carlos abandona la vía diplomática y crea una nueva armada. La reconquista del reino toma fuerza nuevamente, es así como Paris será liberada en 1436, Rouen en 1449 y la unificación total del reino se concretizará en 1453. Han tenido que pasar 22 años, desde que Juana fue quemada, para que el territorio sea completamente liberado y la obra de la Maestra de Arco enteramente consumada.

En 1450, es decir diecinueve años después que Juana fuera condenada a la hoguera, el rey Carlos abrirá una investigación sobre las circunstancias del proceso y del suplicio hecho a la doncella, el cual concluye con una declaración solemne de rehabilitación, el 17 de julio de1456. Por su parte la Iglesia Católica ha reconocido la santidad de Juana y la ha beatificado en 1909 y canonizado en 1920.

El Camino Iniciático de Juana de Arco

En la vida de Juana de Arco, podemos ver claramente dibujados ciertos trazos del Camino Iniciático. Tal y como nos lo dicen las enseñanzas esotéricas, la Iniciación es la vida misma de una persona. Es a través de ella, de sus diferentes pruebas y obstáculos, que el proceso de iniciación o también podríamos decir de transformación, se construye. En el caso de Juana, este Proceso estuvo marcado por dificultades enormes, pero también por eventos sobrenaturales de extraordinaria belleza y magnitud.

Cuentan los testigos de sus proezas, que cuando Juana estaba en el campo de batalla, había siempre un enjambre de mariposas blancas, que revoloteaban alrededor de su estandarte. La mariposa es símbolo universal de metamorfosis. El milagro de la lenta transformación de una pequeña oruga, en mariposa de delicada belleza. Símbolo de la transubstanciación, la mariposa nos ofrece la esperanza de un día poder abandonar las ataduras terrestres, para poder elevarnos hacia la luz de los cielos. Su nombre en griego es “psique”, lo cual la vincula directamente con el alma.

Ciertamente, cuando un gran Iniciado viene a este mundo para efectuar un trabajo de ayuda a la humanidad, no se encuentra solo. Nos parece imposible imaginar que la Divinidad pueda enviar a esta esfera de Malkut, a este mundo de perversiones, a uno de sus hijos predilectos, sin otorgarle la ayuda y protección necesarios para que pueda cumplir su misión.

En el caso de Juana de Arco esta preocupación de la Divinidad es evidente. Comenzando por su nacimiento, podemos ver que Juana fue confiada a una familia de campesinos modestos, pero que no vivían en la pobreza, en el interior de la cual la vida cotidiana se desarrollaba en armonía y respeto por los valores espirituales. La madre de Juana era una dama muy piadosa, que con su ejemplo entrego a sus hijos y a Juanita en particular, todos los principios de base de un buen desarrollo espiritual. Su padre también era un buen cristiano, sensible a los designios divinos. Es así como él fue advertido a través de los sueños, que su hija estaba destinada a una misión guerrera. Como esto le causaba gran temor, tenía a su niña bajo gran vigilancia, para evitar que ella fuera a partir a la guerra. Esto Obligó a Juanita, a tomar grandes precauciones y guardar muy secretos los designios divinos.

Sin embargo la ayuda de la Divinidad no llegó hasta aquí. Cuando Juanita tiene trece años, la Divinidad le envía al Arcángel San Miguel. Esta alta jerarquía celestial, se le manifestara en visiones y la acompañara el resto de su vida, otorgándole protección y consejo. Un poco más tarde, se integrarán a estas visiones santa Catalina y santa Margarita, quienes vendrán a asistirla y acompañarla cotidianamente.

En este momento nos parece interesante detenernos en lo que representa San Miguel Arcángel. Las tradiciones Judeo-Cristianas nos dicen que, entre las jerarquías celestes, hay siete Ángeles que pueden presentarse delante de la gloria Dios y contemplar su rostro. Estas son siete jerarquías mayores, las cuales son Jefes de la Armada de Jehová. Estas siete jerarquías reciben el nombre de Arcángeles, palabra de origen griego que quiere decir: “Jefe entre los Ángeles”. De entre los siete hay tres que son mayores, ellos son: Rafael, Gabriel y Mikael o como se le llama mas corrientemente en nuestro idioma, Miguel. Estos siete Ángeles mayores, son ciertamente los que cumplen las misiones más importantes. En el antiguo testamento de nuestra Biblia, se nos dice que la Divinidad asigna a cada nación un “Príncipe Celeste”, un “Ángel Guardián” para que la guíe y proteja. Estos grandes jefes surgen y se ponen en acción en los periodos de gran aflicción. Estos son verdaderos estrategas del “Reino Eterno”, los cuales luchan contra las fuerzas del mal, para restablecer la justicia y la sabiduría divina. Miguel Arcángel es el jefe de la milicia celeste y defensor de la Iglesia triunfante. Él combate contra los Ángeles rebeldes y contra el “Dragón del Apocalipsis”. Es así como el Arcángel Miguel, es quien acompaña a Josué frente a los muros de Jericó. También se nos dice que en los tiempos del fin es su voz la que anunciara el advenimiento del Cristo.

En Occidente, el culto de san Miguel se desarrolla a partir del siglo V y VI de nuestra era, comenzando en Italia. En efecto, el 8 de mayo del año 491, en las costas de Italia tuvo lugar una aparición del Arcángel Miguel. Es por eso que antiguamente se celebraba el 8 de mayo en honor a san Miguel. En Francia, esta fecha tomo doble importancia, pues es el día en que Juana de Arco, guiada por san Miguel y las santas mujeres, liberará la ciudad de Orleans. Esta fecha volverá a tomar importancia para Francia y para toda Europa, cuando en 1945 en la ciudad de Reims, ciudad en la cual eran antiguamente consagrados los reyes de Francia, se firmará el “Tratado de Armisticio”, el cual pondrá fin a la Segunda Guerra mundial en Europa.

Esta devoción del pueblo Francés por el Arcángel San Miguel, también se manifestó cuando en el año 709, en una isla rocosa del canal de la Mancha, la cual era un antiguo sitio de celebraciones druídicas, es consagrada una abadía en honor del Arcángel san Miguel. Esta abadía tomará gran importancia y vendrá a ser lugar de peregrinaje, de todos los reyes de Francia. Nos hemos detenido a hablar sobre este lugar, que hoy en día se conoce con el nombre de “El Monte de San Miguel”. Porque dentro del territorio ocupado hay cuatro localidades que han resistido al invasor ingles, una de ellas, es este Monte de San Miguel y su abadía benedictina.

También queremos hacer notar que para los antiguos alquimistas, el combate de Miguel contra el Dragón, simboliza la fijación del Mercurio por el azufre. El Mercurio representa las aguas seminales y el Azufre es el fuego. Miguel con su lanza, derriba y vence al dragón negro, el cual representa la energía fohatica ciega, el aspecto pasionario de nuestro fuego sexual.

En las iglesias de Francia, es frecuente encontrar una estatua de Miguel Arcángel junto o frente a la puerta de entrada. Esto nos recuerda su rol de protector y defensor del pueblo de Dios. El Arcángel San Miguel es en este caso, quien permite o cierra el paso a los mundos superiores. Simboliza la transición entre dos mundos de naturaleza completamente diferentes. Con su lanza y el Dragón derribado a sus pies, nos muestra que es lo que hay que hacer para poder pasar del otro lado de la puerta y así acceder a los mundos superiores y formar parte del pueblo elegido. Juana, es acompañada y guiada por el Arcángel Miguel, para poder cumplir su misión al exterior y al interior de si misma y así poder pasar del otro lado de la puerta.

jeanne d'arc

La vida pública de Juana nos muestra y nos enseña, esta transición necesaria, para tener acceso a los mundos superiores. Ella nos invita a atravesar la puerta del Reino Celeste, para que seamos parte del pueblo elegido.

Otro aspecto interesante de la vida de Juana de Arco, es el camino que ella siguió geográficamente. Ella partió de su pueblecito de Domrémy, el cual se encuentra al este de Francia y terminó su viaje en la ciudad de Rouen la cual se encuentra al oeste del reino. Su viaje terrestre lo hizo de oriente a occidente. La luz siempre nace y nos llega desde Oriente, para avanzar luego hacia el Occidente, hacia las tinieblas. Las tradición Taoista de la antigua China, nos dice que hacia el occidente se encuentra el “Paraíso de los Inmortales”, es decir, los que han vencido completa y definitivamente las tinieblas. La leyenda narra que Lao-tseu, fundador del Taoísmo, abandono el mundo y que montado sobre un toro se dirigió hacia el occidente, desapareciendo para siempre de la vista de los hombres. Y es que verdaderamente los Maestros inmortales, los Iniciados resurrectos, pasan y resplandecen delante de los ojos atónitos de la humanidad adormecida, para luego desaparecer en el infinito. Juana de Arco, es una Maestra resurrecta y aquellos que han tenido ojos para ver, la han visto.

Proceso Crístico de Juana de Arco

En el desarrollo de la vida pública de Juana de Arco, las analogías que se presentan relacionadas y vinculadas con la vida del Cristo, resultan conmovedoras. Esto nos permite decir que el proceso vivido y representado por esta Gran Iniciada, corresponde perfectamente a eso que podemos llamar: Proceso Crístico. A continuación estudiaremos algunas de esas analogías:

La primera tiene relación con el Ministerio público de Juana, el cual podemos decir que comienza en mayo de 1428. Juanita tiene 16 años y por orden de la divinidad, visita por primera vez al capitán Roberto de Baudricourt, en la fortaleza de Vaucouleurs. Su propósito es de solicitarle una escolta, que pueda conducirla al Castillo de Chinon, en donde reside el delfín.

Con este acto, comienza la vida pública de Juana de Arco, la cual constara de tres etapas:

La 1ª etapa: es el “Proceso de Gestación”, el cual comienza con esta primera visita al capitán de Baudricourt y termina con el Examen de Poitiers en abril de 1429.

La 2ª etapa: es la “Cruzada Bélica”, en la cual Juana se presenta a la humanidad, como Guerrera, combatiendo para restituirle al reino su hegemonía, su verdadero monarca y la paz

La 3ª etapa: es la “Pasión y Muerte” de Juana. Un año durante el cual la Doncella será encerrada, martirizada física y moralmente, para ser finalmente quemada en la hoguera.

El Ministerio Público de Jesús el Cristo dura tres años, comenzando por las bodas de Canaan hasta su crucifixión en el Gólgota. Las tres etapas de la vida publica de Juana duran cada una de ellas, mas o menos un año. Es así como, al igual que el Cristo, al cabo de tres años la Maestra de Arco habrá cumplido su misión…, al igual que el Cristo, maltratada, injuriada y finalmente, asesinada.

Otra analogía que se presenta de una manera muy recurrente, es la del “Buen Pastor”. Al igual que el Maestro Jesús, Juana es corrientemente asimilada con esta imagen; La tradición y las diferentes representaciones pictográficas que de ella se han hecho, la muestran frecuentemente como una pastorcilla. Ciertamente esta evocación pastoril de Juana, tiene al igual que en el caso de Jesús, una connotación mas bien simbólica. Los testimonios que han permitido restituir su vida, nos señalan que la ocupación de guardar el rebaño, era una actividad muy esporádica en su vida, la cual solo tenia lugar en la época de las cosechas. Al igual que Jesús el Cristo, no se trata de una imagen concreta de la vida material de estos Maestros, sino más bien, una evocación que hace alusión a su dimensión espiritual. Es así como Juana ha quedado en el corazón del pueblo, como ese Buen Pastor que guía, protege y defiende hasta con su propia vida, las almas que le han sido encomendadas.

También podemos establecer una analogía con la Presentación de Jesús a los sacerdotes en el templo. En el caso de Jesús esto ocurre cuando él tiene solo 12 años y despierta la admiración de los Sacerdotes por su sabiduría y el uso de su verbo. En el caso de Juana esto tiene lugar cuando ella tiene 17 años y toma contacto por primera vez con el delfín Carlos. Este, para asegurarse de la fiabilidad de Juana, decide hacerla examinar por un grupo de grandes eruditos, maestros en teología, clérigos y prelados reunidos en Poitiers.

En este momento nos parece pertinente aclarar que en la época, tanto los jerarcas de la iglesia así como los grandes intelectuales de la Universidad de Paris, se habían dividido en dos bandos: de un lado están los que aceptaban seguir y hacer pacto con los ingleses y del otro lado, los que continúan apoyando al legitimo heredero, el delfín Carlos. Estos últimos se vieron obligados a salir de Paris, para encontrar refugio en la ciudad de Poitiers, en donde abrieron una nueva universidad.

Este consejo reunido en Poitiers, examina a Juana durante tres semanas, concluyendo que el conjunto de pruebas es convincente, como para declarar que en Juana solo se encuentra: “bondad, humildad, virginidad, devoción, honestidad y simplicidad”. Desgraciadamente no existen muchos detalles sobre este “Proceso”, puesto que los documentos oficiales que contienen la integridad de su desarrollo, se extraviaron. Sin embargo los testimonios de la época, evocan frecuentemente, la elocuencia con la cual Juana era capaz de expresarse y enardecer los corazones de quienes la escuchan.

En esta presentación de analogías, no podemos olvidar la presencia de Los Tres Traidores. Como todo gran Maestro que vive un proceso de Cristificación, Juana de Arco tuvo que enfrentar la fuerza fohatica ciega del abominable órgano kundartiguador.

El fuego sexual negativo es el Padre de las Tres Furias. Estas son los Tres Traidores de Hiram Abif, es decir del Cristo Intimo. Las Tres Furias son:

Negera, el horripilante demonio del deseo, que ha hecho su guarida en el astral. La segunda es Alecto o demonio de la mente, la cual esconde en su corazón la discordia, los fraudes que producen el desorden y las maldades que arrebatan la paz. La tercera Furia es Tisífona la cual controla el Cuerpo Causal o de la Voluntad. Este tercer traidor se defiende furiosamente con el hacha de la mala voluntad. El tercer traidor es la desobediencia, él no quiere nunca hacer la voluntad del Padre.

Estas tres fuerzas negativas aparecen en el drama de Jesús el Cristo como: Judas Pilatos y Caifas y en el antiguo testamento se les conoce con los nombres de: Coré, Dathan y Abiram. Estos son los tres Traidores que asesinan al Cristo Intimo; Judas es el demonio del deseo, Pilatos es el demonio de la mente y Caifas es el demonio de la mala voluntad.

El caso de Juana de Arco no es ajeno a este aspecto del Drama Crístico. Sin lugar a dudas la insigne Maestra tuvo que hacer frente y combatir a estas tres fuerzas tenebrosas que cada mortal lleva dentro de si mismo.

En el siglo XV de nuestra era, en el corazón del reino de Francia, se dieron cita los “Tres Traidores de Hiram Abif”. Perversos y repugnantes, con sus uñas maquiavélicas asaltaron, blasfemaron y asesinaron. Ellos fueron representados por numerosos personajes, tales como Georges de la Trémoille, consejero del rey Carlos; siempre calculador y ambicioso, él cual, para proteger sus intereses personales, logrará alejar al rey de la benéfica influencia de Juana. También esta Jean de Luxembourg, quien bajo la presión del duque de Borgoña, entregará a Juana a los Ingleses por 10.000 libras. Y que decir del Obispo Pierre Cauchon, colaborador incondicional de los ingleses, quien, encabezando a los intelectuales de la universidad de Paris, montará el “Proceso de Condenación” o mejor dijéramos el “Proceso de la Vergüenza”, el cual antes de comenzar ya tenía fijado su veredicto final. También están todos esos soldados ingleses que personificaran las multitudes que blasfeman, humillan, flagelan e insultan a la noble Maestra. Desgraciadamente, tampoco podemos dejar de nombrar al rey Carlos, el cual después de haber obtenido su corona, le da la espalda a Juana, dejándola completamente a merced de sus raptores y verdugos. Carlos…, quien según las palabras de la propia Juana, había recibido signos y visiones extraordinarias de los mundos superiores. Como pudo él alejarse hasta tal punto de la voluntad del Padre, como para algunos años mas tarde, escandalizar a todo su reino, tomando ostentosamente a la joven Agnes Sorel como amante.

Juana de Arco supo ganar cada una de esas batallas, sobrepasando sus debilidades y temores. La lucha contra el demonio de la mala voluntad, será el común denominador de todo su proceso. Juana no hubiese querido nunca abandonar su casa y su familia. Durante todo ese periodo de rudas batallas y luego cuando es prisionera ella desea solo una cosa: …volver a su hogar con sus padres y hermanos. Delante de esta aspiración natural y comprensible, ella siempre antepone la voluntad Divina, la voluntad del Padre. Cuando al final de su proceso ella acepta firmar un documento, en el cual renuncia al uso de ropas masculinas, lo hace porque sus jueces le han prometido que si ella se viste de mujer le permitirán ir a misa y recibir la comunión. Sin embargo, ellos no cumplen su promesa y Juana recibe una severa amonestación de parte del Arcángel Miguel, quien le advierte que si no fuera porque ella es enviada de Dios, esto podría haberle significado el abismo. La reacción de Juana es inmediata, ella se retracta y retoma las indumentarias masculinas, lo que va a significarle su condena. De esta manera Juana llegará a la obediencia máxima, que es la de aceptar ser inmolada, para que la voluntad del Padre sea hecha.

Algunos que han querido difamarla, han dicho que ella era arrogante y sanguinaria. Esas personas se equivocan, confunden la arrogancia con la determinación que caracteriza a todos los iniciados que están decididos a cumplir con la voluntad del Padre.

También es importante saber que Juana de Arco, nunca quiso hacer la guerra contra los ingleses; lo que ella quería es que ellos se marchasen del reino de Francia y volvieran a su tierra de origen. Con este fin, ella hizo numerosas tentativas para persuadirlos; la respuesta fue siempre el insulto y la burla. Una vez que los combates tuvieron lugar, ella nunca llevo un arma entre sus manos. Precavidamente, ella siempre quiso llevar el estandarte, para no tomar riesgo de matar o herir a nadie; esto, incluso cuando ella sabía de antemano que sería herida. Los testimonios de quienes estuvieron con ella, relatan como la Maestra lloraba intensamente cuando veía los hombres caer muertos o heridos. Dicen los testigos, que Juana bajaba de su caballo para reconfortar a los heridos, sin importa que estos fueran ingleses o franceses.

Juana tuvo también una especial preocupación por el comportamiento de sus tropas, no permitiendo que sus guerreros tuvieran contacto alguno con prostitutas. Ella perseguía y expulsaba, a toda mujer de vida ligera que quisiera seguir a sus tropas. De la misma manera, ella era intransigente con el uso del verbo y no importando el rango del caballero, reprendía severamente a quien blasfemara o utilizara un lenguaje denigrante. Ella afirmaba que por faltas de este tipo, se podía perder la guerra. Es así como la honestidad, la castidad, la misericordia y el uso escrupulosamente mesurado del verbo eran su divisa.

Otra analogía importante que quisiéramos poner en evidencia, es la del Nacimiento y Muerte de Juana de Arco. Con lo que respecta a su nacimiento, la fecha que señalan los historiadores no es exacta, pero convencionalmente esta fijada alrededor del 6 de enero de 1412, es decir la Epifanía. Con respecto a su muerte esta se sitúa el 30 de mayo de 1431. La coincidencia de estas fechas con los periodos cósmicos que involucran el Proceso Crístico son sorprendentes. Juana de Arco nace en ese periodo del año, en que en el hemisferio norte predomina la más grande oscuridad. Las enseñanzas esotéricas, nos enseñan que la natividad tiene siempre lugar durante ese periodo del año, en que las tinieblas se han apoderado del mundo. Es así como la luz se desarrolla y gana terreno poco a poco. La Muerte de la Maestra tiene en cambio lugar durante la primavera, cuando la luz ha comenzado a triunfar generosamente sobre las tinieblas. La Semana Santa que culmina con el Cristo triunfante sobre la Cruz, tiene siempre lugar en primavera.

La siguiente analogía que quisiéramos poner en evidencia, en lo que concierne al proceso Crístico de Juana de Arco, es el de su Crucifixión. Esto les sorprenderá, puesto que bien sabemos que Juana fue quemada viva en la hoguera. Sin embargo los testimonios de la época, nos narran como la Maestra solicito a un sacerdote que fuera a buscar a la iglesia un crucifijo. Cuando el sacerdote volvió con este crucifijo, ella pidió que se lo acercara para besarlo y enseguida le solicitó que durante todo su suplicio y hasta su muerte, lo mantuviera levantado delante de sus ojos, de tal manera que en ningún momento de su agonía, ella dejara de verlo. Es así como la joven Maestra que solo tenia 19 años, murió clamando el nombre de Jesús y dicen los testigos, que su clamor resonó en toda la plaza estremeciendo a los asistentes.

La ultima analogía Crística que quisiéramos citar es aquella de la Resurrección. En varias ocasiones el V.M. Samael Aun Weor hace alusión a Juana de Arco, confirmando cada vez la grandeza de esta Maestra. El Maestro Samael nos dice…: “Juana de Arco es una autentica dama adepto la cual vive todavía. A pesar de que la quemaron, sigue viviendo, pues ella logró la Resurrección y todos los átomos físicos los reunió con el poder de la Resurrección. De manera que, actualmente, posee cuerpo físico, es decir conserva su mismo cuerpo y vive en el Templo de Bohemia (Alemania)“.

También nos explica que cuando Juana de Arco desencarnó en la hoguera donde fue quemada viva, se encontró rodeada de Maestros que la llevaron al templo de Bohemia. Desde entonces ella vive en ese templo con su cuerpo físico ultrasensible, en presencia de todos los otros Hermanos Mayores. Este nuevo cuerpo físico tiene el poder de hacerse visible y tangible en cualquier parte, y se alimenta con miel, frutas y agua pura.

De esta manera hemos estudiado siete analogías que sobresalen entre la vida pública de Juana de Arco y aquello que en esoterismo conocemos como Proceso de Cristificación.

Juana de Arco y el Eterno Femenino

En la última parte de esta ponencia, quisiéramos exponer los aspectos que vinculan a Juana de Arco con el Eterno Femenino. Mas allá del aspecto histórico de este personaje, es preciso que veamos en ella, la manifestación de un arquetipo, que representa y reitera el proceso iniciático, con una fuerte carga simbólica.

Primero que nada, veamos brevemente, quienes fueron estas dos damas Adeptos que la acompañaron en su misión y en su “Proceso Iniciático”. Santa Catalina y santa Margarita vivieron en el siglo III y IV y en la edad Media hubo una gran devoción por ellas.

La leyenda de santa Margarita nos dice que ella era hija de un sacerdote pagano de Antioquía. Cuando su padre es informado que su hija se ha adherido al cristianismo, entonces la expulsa de su casa. Margarita trabajara entonces como pastora y para poder escapar a un matrimonio impuesto, ella cortará sus cabellos y tomará los atuendos masculinos. Finalmente Margarita será capturada y sometida a innombrables suplicios y flagelaciones. La leyenda nos cuenta que Margarita tuvo que hacer frente al Dragón, el cual la devora; sin embargo ella lo vence, gracias a una pequeña cruz con la cual irrita la garganta del Dragón, obligándolo a escupirla. Finalmente Margarita será decapitada.

Santa Catalina es una joven muy bella, originaria de una familia noble de Alejandría. Ella rechaza el matrimonio con el emperador, por lo cual será condenada al suplicio de la “rueda con picos”, pero al contacto con Catalina esta rueda se romperá milagrosamente. Finalmente Catalina morirá decapitada.

La leyenda de santa Catalina se propago grandemente a partir del siglo IX. Muchas corrientes esoteristas hicieron alusión a su persona. Catalina nos muestra que es posible romper con la recurrencia representada por la “Rueda de la Fortuna”, la rueda de los innumerables nacimientos y muertes. Ciertos tratados alquimistas se refieren a ella como el símbolo de lo que ellos llaman la “rueda de fuego”, la cual es el fuego sostenido que permite pasar de la Obra Negra a la Obra Blanca, y de la Obra Blanca a la Obra Roja. Estas son diferentes etapas alquímicas de purificación y de creación de los Cuerpos Existenciales Superiores del Ser.

Ciertamente estas dos damas Adepto poseen, cada una de ellas, lazos estrechos con lo que será el trabajo esotérico y publico de Juana.

Cuando uno comienza a estudiar el personaje histórico de Juana de Arco, surge rápidamente un gran interrogante: ¿Por qué en una época particularmente ruda y difícil, en la cual reinaban la ambición, la brutalidad y la espada? ¿Por qué en un momento igual, la Divinidad interviene enviándonos un Iniciado con cuerpo femenino?

Cuando uno comienza a profundizar en esta interrogante, aparece un fenómeno sorprendente: Es frecuente encontrar entre las diferentes culturas religiosas y mitológicas, “Divinidades Guerreras Femeninas”. Es así como en la cultura Germánica, encontramos a las Walkirias, amazonas del Dios Odin que cabalgan en veloces corceles a través de las nubes, para rescatar a los guerreros valerosos que no temen a la muerte.

En la cultura Celta, las sacerdotisas Druidas eran vírgenes que participaban en la iniciación de los héroes. Ellas predecían el futuro y participaban en las batallas como verdaderas guerreras. En el panteón Celta, no encontramos ningún Dios de la guerra, sino una Diosa guerrera llamada Morrigan.

En la antigua Roma, encontramos a la Diosa Juno, la cual en uno de sus aspectos se manifiesta como una Diosa guerrera y madre del Dios de la guerra.

Sin embargo es la mitología Griega la que nos permitirá una mejor comprensión de este fenómeno. Athena, hija del Dios Zeus, se nos presenta como una Divinidad aparentemente contradictoria. Ella es a la vez Diosa de la guerra y Diosa de la sabiduría. Athena esta ligada a dos cultos de gran simbolismo: el culto de la serpiente y el culto del pájaro. Es imposible para nosotros no hacer la relación con nuestro querido Quetzalcoatl. Nos cuenta la tradición Griega que su nacimiento fue como el surgimiento de la luz en el mundo, la aurora de un nuevo universo. Athena nace saliendo de la frente de su padre enarbolando una lanza y vestida con una armadura de oro centellante. Nos cuenta la leyenda que su nacimiento fue acompañado de una lluvia de nieve de oro. La nieve y el oro que simbolizan la pureza y la riqueza, las cuales viniendo del cielo tienen una doble función: aquella que fecunda como la lluvia y aquella que ilumina como el sol.

El escudo que ella esgrime representa la aterradora cabeza de la Gorgona o Medusa. Este escudo, es como un espejo de verdad, el cual ella utiliza para combatir a sus adversarios, los cuales se petrifican de horror delante de su propia imagen. Athena es la Diosa que triunfa por la sabiduría, el ingenio y la verdad. Su lanza es un arma de luz, que separa, que atraviesa como un rayo las tinieblas.

Athena fue celebrada como diosa de la fecundidad y de la victoria. Es guerrera y pacifica. Como guerrera, simboliza la combatividad interior, espiritual, pero estos combates van seguidos de una obra civilizadora, de construcción y de creación interior.

Todo esto nos permite entender que las Diosas guerreras representan la lucha, los combates y la muerte mística, pero gracias a su aspecto femenino, ellas representan también la reproducción, la creación y el nacimiento de algo nuevo, de un nuevo orden en el interior y en el exterior de nosotros mismos.

Juana de Arco supo encarnar todos estos valores arquetípicos de las divinidades guerreras femeninas. La divinidad la reviste de una función sagrada, la función de guerrera, para lo cual ella adopta las indumentarias masculinas y participa en las batallas, ataviada como un caballero. Pero por otro lado, ella encarna las funciones creadoras y reproductivas propias a su condición de mujer. Además de su imagen de guerrera, en su itinerario podemos descubrir otros aspectos que la vinculan al eterno femenino. Anteriormente hemos hablado del “Ministerio Público” de Juana. Dijimos que la etapa de gestación de este proceso, comenzó cuando ella visita por primera vez al capitán de Baudricourt. Según ella misma lo afirma, Juana sabe pertinentemente que su primera incursión no tendrá éxito y que deberá repetirla dos veces más, antes de que el capitán de Baudricourt acceda a su petición. Este periodo, en que Juana visita por tres veces al capitán de Baudricourt, dura nueve meses. Nueve meses de gestación, para que esta doncella sin mácula, pueda poner en obra la voluntad divina. Mas tarde, la liberación de Orleans le tomara solo nueve días.

En seguida, Juana efectuará su primer viaje desde la fortaleza de Vaucouleurs hasta el Castillo de Chinon, en donde está el “delfín”. Este viaje le tomara 11 días. El Arcano N°11 representa la fuerza de la Persuasión. La Persuasión es una fuerza sutil, espiritual. Si sumamos el Nº 11 cabalísticamente obtenemos el Arcano Nº 2, es decir la Sacerdotisa, la ciencia oculta, la Madre Divina. Ella en si misma es fuego, el mismo fuego que resplandece en la lanza de Athena y en su armadura centellante.

Hay un ultimo elemento que quisiéramos incluir en esta reflexión. En la antigüedad Athena era considerada entre otras cosas, como Diosa de la sabiduría y patrona de las “hiladoras”, pues ella misma confeccionaba sus vestiduras. En la Edad Media, santa Catalina será considerada como patrona de los filósofos y de las “hiladoras”. Cuando Juana es interrogada, ella afirma que su principal ocupación han sido las labores domesticas y se reconoce a si misma como una muy buena “hiladora”. El simbolismo del hilo es esencialmente de aquello que enlaza, que une o reúne aquello que por naturaleza distinta esta separado… Este mundo y el otro mundo y todos los seres entre si. Esto nos hace evocar el hilo de Ariadna, que es el agente de unión y de regreso hacia la luz. Ciertamente, esta analogía nos permite comprender y explicar, la misión que le fue encomendada a Juana, la cual se traduce perfectamente, en una de las entrevistas que ella tuviera con el delfín. Ella le dice: …”que si él le entrega el reino al Rey de los cielos, después de esta donación el Rey de los cielos, lo ungirá rey, tal como lo hizo con sus predecesores y que el reino volverá a su estado original”.

Juana la doncella!, Juana la guerrera !, Juana la hiladora !…, con sus palabras ardientes, inflamó los corazones de los hombres de buena voluntad. Con su valentía y con su fe inquebrantable, nos restituyó una vez más el precioso hilo, que puede devolverle al mundo a su estado original y conducirnos nuevamente al reino de la luz.

joan_of_arc_by_curi222-d4kyrvm


La Blanca Hermandad

Fuente: “Magia Crística Azteca”

Mientras haya una lágrima que enjugar, los adeptos que han alcanzado la maestría renuncian a la dicha inefable del Absoluto que ganaron y retornan a la Tierra a servir, a consolar, a ayudar.  Muchos de ellos, como el Divino Jesús, el Cristo, echan sobre sus espaldas el karma de los hombres y voluntariamente aceptan el martirio o aparentemente mueren en las mazmorras de la Inquisición como el Maestro Cagliostro.

La justicia está más allá del bien y del mal. Cuando usted llegue a la luz sabrá lo que es el amor, y cuando sepa lo que es el amor, sabrá amar y comprenderá que amor consciente es ley. No vale hacer el bien sino saberlo hacer.

Karma es ley de compensación, no de venganza. Hay quienes confunden a esta ley cósmica con el determinismo, y aún con el fatalismo, al creer que todo lo que ocurre al hombre en la vida está determinado inexorablemente de antemano. Es verdad que a los actos del hombre los determinan la herencia, la educación y el medio, pero también el hombre tiene libre albedrío y puede modificar sus actos, educar su carácter, formar hábitos superiores, combatir debilidades, fortalecer virtudes.

Los Maestros del Karma son jueces de conciencia que viven en estado de Jinas. Ante ellos, el que tiene con que pagar, paga, y sale bien librado en los negocios. Tenemos que hacer constantemente buenas obras para que tengamos con qué pagar nuestras deudas de ésta y de vidas pasadas. Todos los actos del hombre están regidos por leyes superiores unas, inferiores otras. En el amor se resumen todas las leyes superiores.

El jefe de los sacerdotes del Tribunal del Karma es el gran Maestro Anubis. En ese tribunal solo reina el terror de amor y justicia. En él existe un libro con su debe y haber para cada hombre donde se anotan minuciosamente a diario sus buenas y malas acciones. Las buenas las representan raras monedas que los maestros acumulan en beneficio de los hombres y mujeres que las ejecutan. En ese tribunal también se encuentran abogados defensores,  pero todo se paga, nada se consigue regalado. El que tiene buenas obras paga y sale bien librado en los negocios. Los Maestros del Karma también conceden créditos a quienes los solicitan, pero estos créditos se pagan con trabajos desinteresados e inspirados por amor hacia los que sufren.

La vida es un tablero de ajedrez en el cual cada acto nuestro es una jugada. Si nuestras jugadas son buenas, inteligentes y oportunas, el resultado será el éxito, salud y longevidad. Si, por el contrario, nuestras jugadas son hechas de mala fe, egoístas e inoportunas, el resultado será el fracaso, enfermedad y muerte.

Que nadie se engañe a sí mismo; lo que el hombre sembrare eso cosechará y sus obras lo seguirán.

Al ser llevados los iniciados al santuario secreto de la doble Casa de la Vida para pesar sus corazones, donde son puestos en orden de estaturas alrededor de la Gran Sala de la Verdad, sentados en cuclillas, los esperan el gran sacerdote Anubis y sus 42 jueces  asesores, todos con máscaras en forma de cabezas de chacal o lobo emplumado, emblema de la verdad. Vestido todo de blanco y lleno de terror el iniciado declara:

“Yo no he hecho llorar a nadie, yo no he realizado hechos reprobables, yo no he practicado el mal, yo no he hecho trabajar a los hombres más de lo debido; yo no he hecho temer, yo no he afligido a las viudas, yo no he oprimido a los huérfanos; yo no he hecho que el amo maltrate al criado; yo no he matado;
yo no he robado templos, yo no he robado sus objetos a los cadáveres;
yo no he dormido con mujer ajena; yo no he encarecido los comestibles;
yo no he alterado el fiel de las balanzas; yo no aparté la leche de la boca del niño; yo no he privado a los ganados de sus pastos; yo no he aprisionado a pájaros; yo no detuve el agua cuando debía correr; yo no he apagado la luz cuando debía alumbrar; yo no he puesto obstáculos en el camino de los hombres;
yo no he fornicado. Soy puro, soy puro, soy puro”.

Cuando ofician como jueces, los Maestros del Karma usan la máscara sagrada en forma de cabeza de chacal o lobo emplumado, y con ella se presentan a los iniciados en los mundos internos. Esa es la crueldad de la ley del amor.

Nadie, sino Cristo en el hombre, es el único que puede perdonar pecados. El perdón sólo lo obtiene el pecador cuando hace conciencia del pecado cometido y del propósito inquebrantable de no volver a pecar. Por eso dice Salomón: “Con todo lo que obtengas, obtén comprensión”.  Y la Biblia añade: “Dios no quiere que muera el pecador, Dios quiere que viva para que se arrepienta”.


La Verdad desnuda

A un sabio afamado por su sabiduría y por su ingenio le preguntaron una vez por qué se servía con tanta frecuencia de historias sencillas para explicar una gran verdad.

Eso-dijo el sabio- puede ser explicado mejor por medio de una parábola. Una parábola sobre la Parábola.

Hubo un tiempo en que la Verdad andaba entre las gentes, sin adorno alguno, tan desnuda como la Verdad misma. Quienquiera que la veía miraba hacia otro lado, temeroso y avergonzado, porque no querían mirarla cara a cara. La Verdad vagó entre las gentes de la Tierra, siendo mal recibida, rechazada y considerada persona no grata. Un día, sola y sin amigos, se encontró con la Parábola que marchaba por allí muy satisfecha, vestida con ropajes hermosos y coloreados.

-Verdad, ¿cómo estás tan triste, tan afligida? -preguntó la Parábola con sonrisa jovial.

-Porque soy tan vieja y tan fea que la gente me evita -dijo la Verdad, con amargura.

-Tonterías -repuso riendo la Parábola-. No es que te evite la gente. Toma prestadas mis ropas, vete entre la gente y mira lo que ocurra.

Así, la Verdad se puso algunos adornos encantadores de la Parábola y dondequiera que iba ahora era bien recibida.

El sabio sonrió y dijo:

-Los hombres no pueden encararse con la Verdad desnuda; la prefieren disfrazada con el ropaje de la Parábola.

Conoced la Verdad y ella os hará libres”

la-verdad

La Verdad saliendo del Pozo


El desdoblamiento Astral

Le_poeme_de_lAme-Louis_Janmot

Existe una ciencia y una sabiduría desconocida por la ciencia moderna.

Los sabios del pasado conocían la forma de viajar más allá del tiempo y del espacio, para descubrir los secretos del Universo.

Esta facultad se llama “desdoblamiento astral”, y su experimentación está al alcance de cualquier persona.

Podemos hacernos conscientes durante el tiempo en que nuestro cuerpo físico descansa en el lecho, y descubrir la dimensión desconocida de donde vienen los recuerdos que llamamos sueños.

astral

Hay varias técnicas sencillas y naturales.

Tenemos que hacernos conscientes del estado de transición entre la vigilia y el sueño.

Todas las noches nuestra psiquis se separa del cuerpo físico y se traslada inconscientemente a la dimensión astral.

Todo lo que tenemos que hacer es vigilar el sueño y levantarnos del lecho en instantes de estar dormitando, es decir, en el instante de transición que existe entre la vigilia y el sueño.

No se trata de pensar sino de actuar, esto debe traducirse en hechos: hay que levantarse con la naturalidad con que lo hacemos en las mañanas.

Las teorías fácilmente distorsionan la realidad y nos desorientan. La ciencia más profunda se estudia en los mundos internos.

 

Ir a la Página Principal


Petición a la Ley

Pregunta.- Usted nos quiere referir algo sobre las cadenas que se hacen con el Maestro Anubis, y en la que se requiere, más que todo, protección y ayuda?

V.M. Rabolú.- Prácticamente anoche hablamos sobre la Cruz. Que para mí es el medio más efectivo o eficaz Para dirigirse uno al Tribunal de Justicia Divina para pedir ayuda o para resolver cualquier tipo de problemas por la vía –podríamos decirle- más rápida.

Se acuesta uno en el suelo o en su cama, los pies juntos, boca arriba, los pies juntos, los brazos abiertos formando una cruz, pero ¡bien hecha!, que queden bien alineados los brazos para formar la cruz.

Entonces se dirige uno a su Padre Interno, al Íntimo, para que él se traslade al Tribunal de Justicia y pida, haga la petición sobre lo que uno vaya a pedir. Ya hecha esa petición, entonces se sienta uno sin dañar la cruz. Así por tres veces.

Pueden asegurar ustedes que esta práctica la pueden hacer los hermanos todas las noches, pidiendo protección a la Justicia Divina para que ellos lo ayuden y lo protejan de cualquier cosa a uno. Entonces eso es completamente efectivo. Yo lo recomiendo. Ojalá todos los gnósticos empezaran ésta práctica todas las noches como una devoción, con fe, y verán todo irá a cambiar muy favorablemente.

Pregunta.- Sobre este aspecto del manejo de los negocios en los Tribunales del Karma, pues entendemos que serían para personas despiertas, que pueden hacerse responsables. Pero sin embargo dentro de nosotros, ¿podemos emplear esas prácticas aunque estemos así, en un estado tan subjetivo?

V.M. Rabolú.- Prácticamente puede cualquier persona hacerlas, ésta práctica que acabo de indicar por medio de la cruz. Porque en realidad no hay compromiso con el Tribunal, sino, es una Petición, un favor que se está pidiendo. No hay –podríamos decirle- compromiso ninguno, sino una petición; como pedir limosna a un Superior.

De modo pues que ahí no hay compromiso ninguno. Pueden hacerlo dormidos o como estén. Porque en realidad estas peticiones de todas maneras SON ESCUCHADAS, SON PESADAS en la Balanza. Y si la petición está verdaderamente bien hecha, pues es …(corte cinta)… directamente la persona que lo hace.

Como también si está pidiendo una cosa necia, que no sirve, tampoco se le escucha. PERO TODAS LAS NOCHES DEBEN HACER SUS PETICIONES EN ESA FORMA.

V.M. Rabolú


Vídeo

La Justicia Prevalece


Quién es Lobsang Rampa

Quién es Martes Lobsang Rampa

Martes Lobsang Rampa, autor de numerosas obras de contenido espiritual, afirmó ser un auténtico lama tibetano, narró en sus libros las experiencias de su vida monástica en el Tíbet. Al ser el Tíbet invadido por las fuerzas Chino-Comunistas, emigró a occidente. Autor de numerosas obras, como El Tercer Ojo, El Médico de Lhasa, El Cordón de Plata, La Túnica Azafrán, Mi Vida con el Lama, Tú para Siempre, etc., llegó en los años 60 a millones de lectores que conocieron a través de sus libros otra realidad bien distinta a los estereotipos acostumbrados en el mundo occidental.

Samael Aun Weor afirma: es un verdadero adepto de la Blanca Hermandad, cuya misión fue promover las inquietudes espirituales en occidente.

>>Descarga gratis los libros de Lobsang Rampa<<

x11124.jpg


Sobre él, uno de sus lectores dice:

Cuando la obra “El Tercer Ojo” llegó a mis manos, sin mucho entusiasmo al principio, leí la primera frase: “Soy tibetano, uno de los pocos que han llegado a este extraño mundo occidental…” y, por alguna razón, ya no pude dejar de leer el libro. Ignoraba en ese momento, que aquel ejemplar pequeño, poco atractivo visualmente y editado en rústica iba a dar un giro de 180 grados a mi vida, a mi concepción de la misma y a mis creencias.

A lo largo de los años, han ido apareciendo en revistas y reportajes de todo tipo “grandes descubrimientos” relacionados con el aura, los viajes astrales, el túnel oscuro con un halo de luz que parece conducirnos al “otro lado” en el momento de la muerte, y del que cada vez hay más referencias de moribundos o gente clínicamente muerta que logró regresar. Pero todos esos “descubrimientos” yo ya los leí en los libros del Dr. Rampa en los años 60-70… Eso sí, cuando los temas ocultos empezaron a tomar auge y aparecieron ocultistas y parasicólogos como setas, ni uno sólo (que yo sepa) mencionó a Lobsang Rampa, y algunas de sus teorías y técnicas mostradas como innovadoras ya las conocía yo desde hacía mucho, justamente a través de sus libros.

Cuando un hombre escribe “Haz a los demás lo que desearías que te hicieran a ti”merece, como mínimo, un cierto respeto. Dio a conocer a los occidentales una filosofía de vida completamente diferente a la que nos mostraban las religiones tradicionales y supo dar respuestas a las muchas preguntas que todos nos hacemos y que, en mi caso concreto, estaban sin resolver: ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? ¿Por qué existe tanta injusticia? ¿Por qué algunos nacen ricos y otros pobres? ¿Por qué hay gente que vive cien años y otros apenas unos días? ¿Por qué algunos hombres son sanos y felices y otros viven un infierno por problemas físicos, enfermedades o desgracias?.
Todas esas respuestas yo las encontré en los libros del Dr. Rampa. Todos me parecen valiosos pero yo destacaría uno escrito a modo de cursillo:”Usted y La Eternidad” Cada capítulo es una “clase”y allí se muestran, paso a paso, las técnicas para ver el aura, viajar al astral, curar con las manos etc. Y siempre desde un sentido espiritual de la vida, siempre considerando que esto es una escuela, que venimos a aprender, que la muerte no existe como tal y sólo se trata de ir evolucionando, de ir creciendo como entidad…

&

“Los gobiernos del mundo tendrán que decir la verdad sobre los Ovnis y tendrán que informar sobre los pueblos de mas allá del espacio. Ellos ya los conocen, pero tienen temor de hacérselo conocer al público”.

Martes Lobsang Rampa

Ir a la Página Principal