La única cosa realmente valiosa es la intuición

Entradas etiquetadas como “extasis

La Meditación


En tanto uno no haya experimentado directamente ESO QUE NO ES DEL TIEMPO, eso que es LA VERDAD, no tendrá esa energía, ese ardor, ese incentivo, esa fuerza continua que se necesita para trabajar terriblemente sobre si mismos en estos tiempos modernos, los aspirantes son tibios, no trabajan sobre sí mismos en forma continua, ardientemente; esto se debe precisamente, al hecho concreto de que nunca han experimentado realmente eso que está más allá del cuerpo, los afectos y la mente, eso que es la verdad. No es posible tener incentivo para el trabajo continuo sobre sí mismo, si no se ha experimentado previamente lo real.

Eso que uno siente en lo más hondo de su propio Ser, es lo único que puede experimentar directamente aquello que no es del tiempo. Eso que está de este lado del río por aquí en el Valle del Samsara, es lo que sufre…

Aquello que está al otro lado del río es eso que no es del tiempo… eso es eso y tú no lo conoces. El Ser del Ser está más allá del yo, en el Jardín del Amor, en eso que no es del tiempo…

El Ser del Ser está muy lejos del cuerpo, de los afectos y de la Mente…

Nosotros, los hermanos de Servicio, sufrimos mucho por estos pobres humanoides que viven en este valle de amarguras, queremos llevárnoslos al otro lado del río…

Solo el Cuerpo de Transformación, (El Nirmanakaya), puede prepararnos para la experiencia continua de eso que NO es del tiempo.

El Cuerpo de Nirmanakaya se recibe cuando uno renuncia al Nirvana por amor a la humanidad; más hay que crearlos en la “Novena Esfera”, tú, lo sabes.

El Cuerpo de Nirmanakaya solo lo poseen los Bodhisatwas de Compasión, esos que renunciaron a la felicidad por amor a la humanidad doliente. Sólo el cuerpo de Nirmanakaya o cuerpo de Transformación, nos convierte en seres capaces de experimentar continuamente lo real.

Muchos entenderán estas líneas con el intelecto más no son conscientes de estas enseñanzas porque no las han experimentado directamente.

Esas personas no saben que es la VERDAD porque no la han visto, porque no la han experimentado, porque no están conscientes de ella. LA VERDAD es lo desconocido de instante en instante.

LA VERDAD es eso que es siempre nuevo. LA VERDAD es lo atemporal. Lo que uno siente en su corazón, el dolor que un instante dado le aflige tiene su raíz en el tiempo.

Al otro lado del río esta siempre aquello que nada tiene ver con el tiempo. La plenitud real, la autentica felicidad se encuentra al otro lado del río.

Las familias, surgen en el tiempo. Se pierden en el tiempo, son siempre subjetivas, inconscientes y sufren mucho.

Los grupos humanos aparecen y desaparecen en el tiempo, son muertos que viven.

Esas sombras del pasado son fantasmas, que lloran y que a través del callejón del presente se proyectan hacia el futuro.

Sombras del ayer proyectándose en el futuro a través del callejón del presente.

Entre esas sombras del tiempo existen muchos conflictos.

Conflictos subjetivos de los grupos que lloran, tú lo sabes.

Pobres seres inconscientes que aparecen y desaparecen como fantasmas en el tiempo.

Lo que está tras de nosotros mismos en lo interior de lo interior, es el SER…

Sólo el Ser del Ser puede experimentar directamente la verdad.

El mí mismo está de este lado del río.

El SER está del otro lado del río.

El mí mismo, es lo que nada vale; lo perecedero.

El SER es lo imperecedero eso que es siempre nuevo.

El mí mismo es lo complicado, inconsciente y doloroso.

El SER es lo simple, feliz y consciente.

El mi mismo es un nudo que hay que desatar.

El SER es PLENITUD PERFECTA.

Las diversas circunstancias dolorosas de la vida, nunca podrían existir más allá del tiempo.

Sentir uno lo que uno debe sentir, lo que nadie entiende, lo que ignora el que siente, lo que no vale la pena sentir, es en realidad estar despierto.

Tras el sentimiento que uno considera tan real, existe otro sentimiento que la gente no entiende.

Más allá de la luz existe la luz de la luz.

Más allá de la inteligencia, existe la inteligencia de la inteligencia, más allá del fuego existe el fuego del fuego.

Sólo el grado más alto de “LA INTUICIÓN PRAJÑAPARAMITA” puede experimentar directamente eso que se llama “SUNYATA”.

Todo Bodhisatwa poseedor del glorioso cuerpo del Nirmanakaya ha experimentado alguna vez en forma directa EL VACÍO ILUMINADOR, el SUNYATA.

. . .

LA TALIDAD

Mucho más allá del “VACÍO ILUMINADOR” y de la maquinaria de la Relatividad, existe la “Talidad” esto es “LA TOTALIDAD”.

“EL VACÍO ILUMINADOR ES EL VESTÍBULO DE LA TALIDAD”.

“Quien experimenta el Vacío Iluminador, si no regresa aterrorizado entra en la “TALIDAD”.

Retrocede el místico aterrorizado ante el “Vacío Iluminador” cuando jamás ha pasado por la ANIQUILACIÓN BUDDHISTA.

En el Océano de la Luz Increada EL “NO SER” ES EL “REAL SER”.

Se ES realmente lo que uno cree que no es.

Ser algo que uno cree que no es, es SER REALMENTE.

¿Si todas las cosas se reducen a la unidad, la unidad a que se reduce?

¡Incuestionablemente la Unidad se reduce a todas las Cosas!

Decir esto en forma enfática, resulta cosa fácil, comprenderlo es un poco más difícil, más no imposible.

Sentirlo, experimentarlo directamente, vivenciarlo es casi imposible…

Quienes alguna vez han pasado por tal experiencia mística, saben lo que es “EL VACÍO ILUMINADOR”.

Solo esos, los pocos, conocen directamente eso que está más allá del Cuerpo, los afectos y la Mente, eso que es la VERDAD.

Afirmar intelectualmente que somos el árbol, el pájaro que vuela, el pez, el sol, los soles, resulta muy fácil.

Identificarnos con el árbol, con el pájaro, con el pez, con el sol, con los soles, en estado de éxtasis y luego sentirnos siendo todo eso, resulta muy sencillo y al alcance de cualquier místico iluminado, es sencillísimo.

Ser realmente el árbol, el pájaro, el pez, el sol, los soles, resulta casi imposible, es “SUNYATA” la experiencia del “VACÍO ILUMINADOR”.

Para comprensión de nuestros lectores diremos que una cosa es identificarse con el árbol y otra muy distinta ser el árbol.

En “SUNYATA” experiencia directa del Vacío Iluminador, se es realmente el árbol, el pájaro, el pez, el sol, los soles, el mundo, los mundos, todo lo que es, ha sido y será.

Cuando se tiene “Ego” la Esencia regresa como LA LÁMPARA DE ALADINO a la botella, el interior del ego.

Así se pierde el “SUNYATA”, la experiencia mística de lo real.

Es precisamente en “SUNYATA” cuando se experimenta directamente eso que es la VERDAD.

La Esencia en “SUNYATA” se mueve libremente en el seno del “VACÍO ILUMINADOR”.

La gota se sumerge entre el océano de aquello que nadie entiende

Lo que es realmente nunca es entendido por aquellos que viven en el tiempo.

Eso que experimenta la Esencia, aterroriza espantosamente al ego, Ser todo y no ser alguien resulta espantoso para quienes retroceden en la “aniquilación Buddhista”.

La autentica felicidad del SER horroriza al ego.

En “SUNYATA” existe un elemento que transforma radicalmente.

Quien alguna vez ha experimentado el “SUNYATA” trabajara intensivamente sobre sí mismo, sin desmayar jamás.

En el “VACÍO ILUMINADOR” se siente lo que nunca se puede expresar con palabras.

Eso que se siente en el SER causa dolor al ego.

El SER y el EGO son incompatibles. Son como el agua y el aceite nunca se pueden mezclar.

En “SUNYATA” la gota se diluye más y más entre el gran océano… Se extiende terriblemente.-

¿Adónde nos llevara?

Aúlla el huracán entre las gargantas de las montañas, el mar azota la playa, se estremece la tierra en sus intimidades…

Todo esto no son sino incidentes pasajeros, vanos aleteos, ligeras vibraciones que se pierden entre eso que está más allá del cuerpo, los afectos y la mente.

En el gran océano se diluye, la conciencia extendiéndose aterradoramente; es río, es mar y mucho más que todo eso.

Toda esa profundidad es terriblemente divina; océanos sin orillas…

Los dioses son tan solo olas de luz entre el océano profundo de eso que no tiene nombre.

La conciencia superlativa del SER, se extiende, se amplía aterradoramente y presiente que al fin ha de perderse en algo aún más profundo…

Si el ego no existiera, toda posibilidad de terror sería algo más que imposible.

Desgraciadamente el ego, aún existe y teme a la ANIQUILACIÓN BUDDHISTA.

Es precisamente el “mi mismo” quien transmite su pérfida vibración a la conciencia superlativa del SER.

Entonces el místico exclama (y yo, entonces… ¿qué será de mí?

Teme el místico dejar de existir… se horroriza… sabe que ha de perderse en la “TALIDAD” (LA TOTALIDAD).

Así es como se pierde el SATORI, el éxtasis, el Shamadí, y se vuelve al interior del “mi mismo”.

Cuán pocos resisten con éxito el SUNYATA BUDDHISTA.

En realidad la TALIDAD está mucho más allá del universo, de la relatividad.

Incuestionablemente “LA TALIDAD” está también muchísimo más allá del VACÍO ILUMINADOR.

La maquinaria universal de la Relatividad y su opuesto, EL VACÍO ILUMINADOR, son tan solo los opuestos de eso que es y sin embargo no es.

“LA TALIDAD” es la síntesis de esos opuestos, aquello que existe más allá de toda posible existencia.

Indubitablemente aquello que existe más allá de toda posible existencia, es realmente eso que no es absolutamente para la mente.

“EL VACÍO ILUMINADOR” es tan solo el vestíbulo de la sabiduría; tú lo sabes.

S.A.W.

Ir a la Página Principal

meditar